sábado, 7 de mayo de 2016

Bodegas Olmaza Viña Olmaza Maceración Carbonica 2015





Todo un orgullo personal haber catado no hace muchas fechas atrás y en sede de bodega, acompañado por varios miembros de la familia Gil Varela, su referencia tinta maceración carbonica en edición de añada 2015. Hombres de vino, que viven de él y para él, con los beneficios y sinsabores del terruño, con la carga de pasión y con el respeto a la tradición elaboradora de Rioja. Sus vinos tienen el carácter de la fruta, procedente de los viñedos en propiedad que se localizan en San Vicente, Labastida y Briones, y la personalidad del auténtico sabor de la denominación de origen a la que, con orgullo sonserrano, pertenecen. Un orgullo personal que se incrementó cuando hace pocos días me enteré de que esta maceración carbónica de Olmaza, añada 2015, fue galardonada como mejor vino tinto joven de España en una cata ciega celebrada en el Casino de Madrid. Catatalentos Basf 2015 tiene la virtud de las catas ciegas, esas en las que una etiqueta no sugestiona ni orienta, en donde el desconocimiento de lo que la copa que tienes delante guarda en su interior, aporta al juicio de valor más altas dosis de sinceridad en la opinión.
Tras volver a agradecer a esta familia ligada al viñedo, su amable atención durante mi pasada visita a bodega, y dándoles la enhorabuena por este reconocimiento, al cual me sumo siempre bajo el paraguas de mi libre opinión, explico a mis lectores que estamos delante de un vino tinto que acredita una base mayoritaria de la casta tempranillo, con menores aportes de viura y garnacha.
Fruta procedente de dos viñedos centenarios, con vendimia manual y maceración en depósitos del racimo entero, sin despalillado. Posterior fermentado de dos semanas, bajo control de temperatura.
En copa parada afirma un cromatismo apicotado intenso, con reflejos violaceos. Nariz que significa una explosión de fruta roja madura, impecable frescura en la fragancia, con algunos detalles florales violeta en segundo plano, y un fondo en donde las señas balsámicas de regaliz llevan al redondeo de los testigos frutales, dominantes.
Boca inmensa, golosa y llena de claves que refieren la presencia de tempranillo, un matiz muy jugoso se recrea abrazando el paladar con una ducha de fruta inapelable y muy satisfactoria. Amable en el avance, con una persistencia llena de matices francos. La frescura abre la puerta de la retronasal con fresas de mata, cerezas y frambuesas, flores violetas, y de nuevo ese brillo balsámico, regaliz y una mueca fascinante de sapidez que llega mediando un punto amargoso bien expresado.
José Ángel, Raúl y Ángel Gil, sus vinos son Rioja y se sienten como Rioja.
Lo califico en esta añada 2015 como más que muy recomendable.



No hay comentarios:

Publicar un comentario