viernes, 6 de mayo de 2016

Bodegas Grupo Yllera Pepe Yllera Tempranillo Roble 2014



Sería a estas alturas por mi parte un exceso personal intentar presentar a un hombre de vino como Pepe Yllera. Quien en los comienzos de la década de los ochenta supo creer en las posibilidades de Ribera del Duero como zona privilegiada para la elaboración de buenos vinos, no admite mucha presentación. Pepe Yllera no sólo fue un visionario, también un hombre que apostó personalmente, desde esa zona vitivinícola burgalesa de Roa, por vinos intensos, varietales, identitarios y amplios en fondo y formas. Fallecido en el año 1995, dejó sello y legado, basados ambos en un trabajo lleno de esfuerzo y entusiasmo. Ahora sus continuadores, con su hermano Jesús al frente, le rinden un merecido homenaje con esta referencia, representada por el perfil monovarietal de la casta tempranillo y por una maduración de seis meses en barricas de madera de roble francés, completada esta por medio año adicional de afinado en botella antes de su salida al mercado.
En copa parada afirma un cromatismo apicotado de buena intensidad, reflejos púrpura y grana, nariz que aporta en la proximidad olfativa recuerdos mayoritarios de fruta roja en sazón, un tenue guiño de fruta negra, dejando en segunda instancia evocaciones especiadas dulces, balsámicos y un punto que me envía evocaciones de frutos secos tostados. Siempre es la fruta la que predomina, dando unas notas de fragancia muy varietales. Boca golosa, sabrosa, con la traza de acidez prolongada y despliegue de frescura en el avance, buena nota de envolvencia y taninos maduros y pulidos. Franca línea de persistencia, con la retronasal hablando de cerezas y ciruelas rojas y negras, vainilla fina y aquí, en esta fase final de la cata, un gesto de matorral de monte bajo. Fondo balsámico y los tostados procedentes de la influencia del roble, armados tras un descriptor que se plasma en evocaciones de almendras. Tiene pegada y alcance, y más allá de su indiscutible magnífica balanza equilibrada entre la madera y la fruta madre, está la impecable virtud de la bandera que enarbola, homenajeando no sólo a Pepe Yllera, sino también a la tempranillo de Roa.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario