sábado, 28 de mayo de 2016

Artisau Garagardoa Alluitz Strong Ale



Una nueva hija del elaborador Josemi Buisán, nacida para agradar a quienes buscan a través del aprecio y consumo de una cerveza, unos minutos de relajo e intensidad.
La Alluitz se elabora, como me cuenta su padre espiritual, usando tres tipos de malta, la base Viena, y algo de cristal 150 y de melanoiden. Para los lúpulos se eligieron summit y pilgrim, buscando con buen criterio, un punto equilibrado de amargor e intensidad en el sabor, y para un suave y certero dry hopping, cascade y chinook.
La primera presencia en copa deja claro que estamos delante de una cerveza potente que además mantiene un balance aromático perfecto, fuerte pero preciso, sin dejar escapar notas excesivas. Buen despliegue de espuma blanca marfileña, con cromatismo marrón, reflejos bronceados y alguna insinuación naranja oscura menor. Cuadro de fragancia que presume de equilibrada complejidad, recuerdos de cereal, cítricos, fuente fina de melosidad, pasas y un guiño que uno de los presentes memora como las mismas ó parecidas evocaciones que puede dar un vino del Marco de Jerez. Hay generosas aproximaciones a frutos secos tostados, pero sobre todo un alma balsámica que le da personalidad. Boca firme que arranca con una triangulación magnifica de dulzor, amargor y más comedidas señas cítricas, refleja frescura a través de un lecho que enarbola envolvencia y volumen. El paladar aprecia y siente.
Sensaciones de grado alcohólico bien integradas en el conjunto, con el fondo final agradecido en una traza de amargor que alarga la expresión pero sin la pesadez de otras cervezas, afinado y bien delineado.
Si algo tienen las cervezas de Josemi es equilibrio, una balanza tanto aromática como gustativa que se descubre tratada con mimo por su creador.
Poca producción, todo un lujo tener acceso a estas etiquetas.
La califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario