domingo, 29 de mayo de 2016

Aceites Finca Malzapato AOVE Varietal Arbequina 2015




Mi agradecimiento a la familia Martínez por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura gastronómica mediante la entrega en mano de dos muestras de sus óleos, los sabrosos y bien afinados Finca Malzapato, Arbequina y Royuela, eficazmente compatibles y buen merecedoras de una cata comparativa, cuyo resultado final deja el emocionante poso de compaginar sensualidad y sutileza, arbequina, con empaque y orgullo oleíco, royuela.
Finca Malzapato Arbequina AOVE , edición de añada 2015, óleo procedente de cultivo ecológico que se elabora mediante extracción en frío, monovarietal de una oliva originaria de Palestina que fue introducida en España en el siglo XVII por el Duque de Medinaceli y que en nuestros días está muy arraigada en la Rioja.
Bella estampa tras el servicio en vaso de cata, dejando en su cercanía aromática recuerdos frescos y frutados verdes de buena intensidad, con más suaves maduros que equilibran la fragancia y que se identifican con una buena franqueza varietal. Deja algunos testigos que relaciono con recuerdos de mata de tomate, hierba fresca, plátano y que consolidan una balanza olfativa que reúne en torno a si nostalgias golosas, dulces, con un balsámico amargor, propio de los aceites de Arbequina.
Describe también algunas notas evocadoras de huerto, de primavera rural y de silvestres esencias, herbales aromáticas que plantean en nuestra galería privada de imágenes y recuerdos el color verde campestre y botánico. Mostajo sonserrano en lontananza.
Equilibrado y con intención serena, amable en cuanto a complejidad.
En una segunda cercanía nasal se incluyen también prolongaciones que evocan hoja de higuera y que abren un menos marcado tono de frutos secos, almendra y piñón.
Entra en boca con óptima sensación de fino y sugerente amargor, certera fluidez bajo un velo de consistencia y buena concentración del fruto. Empaque en forma y fondo, óptima proyección, con la persistencia bien planteada, los descriptores retronasales coinciden con la expresión olfativa,
anuncian con especial protagonismo estampas que recuerdan tomatera, hierba fresca y balsámicos, siendo estos últimos los encargados de prolongar, sin perder de vista las memorias frutales, la capacidad expresiva del aceite.
Un monovarietal de Arbequina que puebla los sentidos de buena intensidad aromática y
gustativa,siempre manteniendo los niveles precisos de equilibrio entre golosura, amargor y por ende de una envidiable calidad de la fruta madre empleada en su elaboración.
Lo califico en esta añada 2015 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
También recomiendo jugar al ejercicio gustativo de catarlos juntos, verán que la cultura del aceite es también muy grande. Aprender, disfrutando.



No hay comentarios:

Publicar un comentario