martes, 24 de mayo de 2016

4 Monos Viticultores Sin Sulfitos 2014





Gracias a la generosa aportación de mi buen amigo Curro pude tiempo atrás catar y degustar este vino tinto elaborado por 4 Monos Viticultores, sin sometimiento a sulfitado, filtrado ni clarificado. La añada 2014 de este vino tinto de la Sierra Oeste de Madrid, en las estribaciones de Gredos, donde la naturaleza se muestra orgullosa y sincera. Laura Robles, Javier García, David Moreno y David Velasco, los cuatro monos geniales que elaboran vinos maravillosos. Un vino tinto que se esmera en resaltar la pureza varietal, con la expresión de la garnacha, base mayoritaria, y un quince porcentual de cariñena, acreditando una maduración de ocho meses en barrica de madera de roble francés de trescientos litros.
Fruta vendimiada en dos parajes de la propiedad, apodados La Granjilla y El Pinillo, viñas con una edad media cercana a los sesenta años, suelos arenosos en superficie con granito meteorizado y una localización a ochocientos metros de altura sobre el nivel del mar.
Selección manual de los racimos, con macerado en frío de estos cuando la fruta llega a bodega, siguiendo con una fermentación alcohólica espontánea del racimo entero que se prolonga durante cuarenta días. Sólo trescientas sesenta unidades que se embotellaron el mes de julio de 2015.
En copa parada esgrime un cromatismo rojo picota suave con reflejos violáceos y púrpura, insinuación rubídea, fluidez de color, con la nariz abundante en recuerdos de fruta roja, piel de
naranja y algunas brisas florales rojas, guiños balsámicos y de matorral, con un fondo fino especiado de menos marca. Goloso y fino en el momento del arranque en boca, asoma una media traza de acidez, suave y delicado en las formas, avance con fluidez y muecas sabrosas de la fruta madre que se extiende con dulzor fino y las esencias expresivas varietales de la garnacha. Sutileza y equilibrio, taninos finos y jugosos, con una línea de persistencia amable y lustrosa.
En la retronasal hay recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, con una seña que ofrece nostalgias cítricas, naranja confitada y tal vez una influencia complementaria procedente de la proporción de mazuelo, evocaciones silvestres y balsámicas en segundo plano, guiño especiado y en el epílogo un tono que recrea mineralidad en modo de húmedo pedernal.
Tiene un buen punto de longitud, alcance y llegada.
Lo califico en esta añada 2014 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario