lunes, 4 de abril de 2016

Parés Baltà Cava Blanca Cusiné Brut Reserva 2010




Mi agradecimiento a la familia Cusiné, tercera generación de este dominio vitivinícola del Penedés por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras de algunas de sus referencias.
Con una filosofía de cultivo ecológico y desde el año 2012, biodinámico, los hermanos Joan y Josep administran cinco fincas de plantación, con variedad de suelos e influencias climatológicas, ayudados por sus respectivas esposas, enólogas, Elena Jiménez y Marta Casas.
Desde 1790 esta bodega del Penedés atesora una andadura documentada, que en el presente sigue defendiendo la identidad de la zona, siempre dando al entorno y al equilibrio natural todo el protagonismo posible.
No es la primera vez que recibo muestras de Parés Baltá y para mi es siempre un motivo de orgullo personal que bodegas como esta y como tantas otras de diversas apelaciones confíen en mi criterio y ejercicio divulgador.
Blanca Cusiné es un cava brut reserva que se elabora con una conjunción varietal de las castas Xarel.lo, Pinot Noir y Chardonnay, frutos vendimiados en las fincas Parés Baltà, a poco más de doscientos cincuenta metros de altitud, y Les Torres, entre los seiscientos setenta y seiscientos
noventa metros. Fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable para Xarel.lo y Chardonnay, con diferentes controles de temperatura, y en barricas de madera nueva de roble francés para la Pinot Noir. Segunda fermentación en botella con una crianza de treinta meses.
En copa parada muestra un cromatismo amarillo pajizo con reflejos dorados, buen despliegue de burbuja fina y regular, acompasado, nariz que amanece poblada por recuerdos de fruta blanca, cítricos, frutos secos, lácticos y alguna levadura, abriendo una ventana a matices de memoria floral y redondeando todo ello con un fondo balsámico fino y un guiño especiado dulce breve.
Buena complejidad en la que los testigos frutales siempre se exhiben predominantes.
En boca abre y avanza con suavidad, buena línea de acidez, frescura arraigada en el paso, con envolvencia y untuosidad, por momentos apunto retornos de pastelería y frutos secos, con el fondo descriptor abundando en limón y manzana, guiños suaves de membrillo y flores blancas, abraza el paladar con amabilidad y notable profundidad. Sabroso y firme, una copa invita a otra.
Buena seña de persistencia, con la retronasal hablando de mousse de limón, manzana verde madura, ciruelas claudia, lichis y pera de agua, lácticos y avellana tostada, algunos guiños muy breves de hinojo y en el epílogo la muestra de una admirable concentración frutal y una encantadora nostalgia silvestre, como si se tratara de un paseo primaveral por un entorno rural.
Lo califico en esta añada 2010 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Gran añada de un equilibrado y sabroso cava.



No hay comentarios:

Publicar un comentario