sábado, 16 de abril de 2016

Marisol Padín González 12 Cuncas Cosecha 2014




Mi agradecimiento a la familia Padín por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras de su referencia 12 Cuncas, un vino blanco albariño en edición de añada 2014.
El nombre elegido para este vino responde a una unidad de medida rural de la tradición gallega, tal y como exhibe la etiqueta policromada que adorna la botella.
Aunque la equivalencia de una cunca varía en función de qué parte de la geografía gallega la mencione, Marisol y su familia nos informan de que una cunca equivale a cincuenta y dos metros cuadrados, y por ello sacamos la conclusión lógica de que estamos localizados en Pontevedra, al igual que podríamos estar en Caldas ó Cambados, si bien la medida cambiaba de un modo ostensible en otros términos municipales, desde los treinta y cinco metros cuadrados de Rianxo ó Pontecesures, a los cincuenta y seis de la localidad de Saiar. También nos informan de que 12 Cuncas son un Ferrado y que 4 Ferrados equivalen a una Fanega. Bendito mundo rural, tradición viva en donde las matemáticas se han vivido siempre con la naturalidad propia del terruño, sin alharacas ni estridencias compulsivas.
Fruta de albariño que se vendimia en parcelas cuyas viñas acreditan una edad media de treinta años, y que tras la llegada a bodega se vinifica mediando una permanencia en lías de siete meses con regulares removidos. Ese battonage, y esa maduración aportan al vino una sugerente untuosidad, dotándolo de estructura y empaque.
Color amarillo pajizo intenso con reflejos dorados, buen brillo. La nariz asoma recuerdos cítricos y ligeramente tropicales, con balsámicos en segunda instancia y un punto láctico no muy marcado.
Su complejidad no es excesiva pero si refleja una buena franqueza varietal.
Boca que amanece con frescura y recursos frutales de amplitud, ungido de untuosas notas en el paso, con la traza de acidez bien integrada y enlazada con un susurro envolvente que planea sobre el paladar. Francas notas de persistencia, la retronasal habla de limón y pera, piña y lichis, con recuerdos herbales y balsámicos agudos en segundo plano, dando empaque a su descripción. Tiene un guiño sápido y salino que prolonga su capacidad expresiva.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario