viernes, 8 de abril de 2016

J.Chivite Family Estates Colección 125 Reserva 2010




Vino catado y degustado gracias a la generosa aportación de mi amigo Javier Izquierdo.
Se trata de un vino tinto monovarietal de la casta tempranillo, que acredita un tiempo de maduración de catorce meses en barricas de madera nueva de roble francés, proporción del cuarenta por ciento, y de segundo vino, sesenta por ciento restante.
Color apicotado de buena intensidad con reflejos púrpura y grana, deslizando en una primera aproximación olfativa tonos especiados dulces que comienzan compartiendo protagonismo con fruta roja y negra en sazón y con un fondo láctico que abraza el conjunto dotándolo de más complejidad aromática. En segunda cercanía de fragancia aprecio algún liviano punto de cacao e influencias que proceden de la madera continente durante la crianza en clave de frutos secos tostados.
En cualquier caso plantea una complejidad agradable aunque por momentos la fruta quede algo enmascarada por el potencial del roble francés.
Las evocaciones de moras y cerezas tienen un punto de confitura y la vainilla y los lácticos le dan un sello perfumado que durante unos minutos recuerdan a pastelería. Tras una aireación, sí es verdad que los testigos frutales abren su intensidad y se muestran mucho más francos.
Boca golosa, entra con la fruta bañando la boca, buena traza de acidez, consistente y con empaque, amable, taninos maduros y pulidos, escenifica cierta ducha de fruta, con punto medio de envolvencia y una buena nota de persistencia.
Vino correcto, que en su fase retronasal marca evocaciones de moras, cerezas y ciruelas negras, vainilla y guiño láctico, tostados y cacao, con un epílogo final que apunta un fino gesto balsámico, no detectado en nariz y una nostalgia de frutos secos.
Lo califico en esta añada 2010 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario