viernes, 22 de abril de 2016

Domaine Les Roques de Cana Sanguis Christi 2008



Mi agradecimiento a los responsables de este dominio vitivinícola acogido a la apelación Cahors, por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de algunas muestras de sus referencias principales.
Comienzo con este vino tinto monovarietal de la casta malbec, que está bautizado con un paralelismo iconográfico y simbólico con la sangre de Cristo, litúrgica seña que ayuda a priori a pensar que estamos delante de un vino de empaque, un referente que no pasará desapercibido. Y desde luego, y tras catarlo, debo afirmar que me ha sorprendido desde un punto de vista positivo.
Es curioso comprobar cómo cambia la varietal malbec en función de su procedencia argentina ó francesa. La malbec americana por lo general más suave y frutal, la francesa plena de mineralidad y más tánica y robusta. Ambas primas sugerentes, ambas muy apreciables.
Fruta de malbec vendimiada en viñedos de la propiedad dispuestos en ladera y asentados en suelos de composición arcillo calcárea con exposición cardinal sur. Rendimiento de veinte hectolitros por hectárea, maceración en frío y fermentado alcoholico en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura. Acredita una maduración de catorce meses en barricas de roble francés de grano fino, en una proporción paritaria de madera nueva y de un año. Previamente realizó el proceso de fermentación maloláctica.
En copa parada manifiesta un cromatismo apicotado intenso y oscuro, con reflejos púrpura. La nariz desliza recuerdos de fruta negra y roja en sazón, con repertorio alrededor de tostados y ahumados francos, notas de granos de café y regaliz, con menores esencias especiadas de las que sobresale un testigo de nuez moscada. Según se airea el vino, va desplegando mayores credenciales de fruta, dejando el resto de los registros en segundo plano. Hay guiños de terrosidad, con la mineralidad muy presente. También se amplifica el punto especiado, acompañando a la nuez moscada, un recuerdo de pimienta. Los tostados son amables, apacibles, bien contrarrestados con la influyente seña que aporta la malbec.
Boca ampulosa, arranca con la fruta en primer término, media alta traza de acidez y taninos marcados y golosos. Tiene un punto astringente que lejos de resultar incómodo, dota al vino de profundidad e intensidad. Recomiendo degustar este vino comiendo, tal vez con un apetitoso asado. Tiene pegada el Sanguis Christi 2008.
Declaración serena de varietales franquezas, sobre todo por mineral y robusto, con una reveladora ducha de fruta. Persistencia en buen grado, en la retronasal surgen evocadoras notas de moras y arándanos, ciruelas rojas, con la escolta de especiados, granos de café tostados, guiño ahumado, balsámicos y esa magnífica mineralidad que deja un tono terroso y una magnífica longitud, está con la fruta golosa plantando su estandarte.
Lo califico en esta añada 2008 como muy recomendable.
Esplendorosa Côt Noir de Cahors.


No hay comentarios:

Publicar un comentario