martes, 12 de abril de 2016

Domaine de La Rectorie Cuvée Léon Parcé 2012




Mi gratitud con la familia Parcé por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediando el envío de varias muestras de algunas de sus referencias. Hoy traigo al blog mis conclusiones personales sobre este vino dulce natural, un tinto fortificado que se elabora partiendo de racimos enteros que tras una maceración de varios días y un fermentado que se detiene para añadir entre un siete y un diez por ciento de alcohol neutro, siguen macerando por un periodo de entre catorce y veinte días, llegando después al prensado y motivando que el alcohol extraiga el sabor de las uvas. Acredita una maduración de dieciocho meses en barricas de madera de roble francés y lleva en su alma las características de la varietal mayoritaria que le da vida, la garnacha tinta.
Vino que se apunta a un proceso de vendimia tardía en parcelas de viñas viejas, con el aguardiente de uva aportando esa influencia ya mencionada y los azúcares naturales dejando el sello idóneo, sin resultar pesados ni presentes en exceso.
En copa parada esgrime una cromática apicotada con reflejos púrpura y grana, con matices tenues que avanzan hacia tonos claros, rubídeos y seguramente más adelante anaranjados. La nariz expresa sensaciones de fruta roja confitada con algunos matices de cacao prendidos de un punto de amable licorosidad, flores secas y mueca silvestre que termina esbozando un avance hacia nostalgias de terrosidad fina y por ello, de mineralidad.
La boca es sabrosa, tiene un firme equilibrio entre dulzor y acidez, camina con educadas formas hasta alcanzar el paladar, que se muestra agradecido en el encuentro. Taninos golosos y pulidos, provoca la salivación y una segunda copa. Buena persistencia, los azúcares residuales no resultan influyentes en exceso, lo cual es de agradecer.
La retronasal habla con más claridad ahora que en la fase aromática de una unión reverente entre cerezas y los efectos confitado y licoroso, con memorias de flores secas y silvestres más tímidos y un fondo que reúne cacao, alguna brisa tostada fina y un recreo de terrosidad que proponga su capacidad expresiva.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.
Con una guarda responsable en botella, podrá dar mayores cotas de gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario