lunes, 25 de abril de 2016

Champagne Veuve Pelletier & Fils Demi-Sec



Champaña catado durante una reciente visita a la Escuela de Hostelería de Lejona, en el Campus universitario del País Vasco, a donde acudí en compañía de Jordi Melendo al objeto de que el embajador de la cultura de las burbujas francesas compartiera con un grupo de alumnos y profesores toda su sabiduría en lo que respecta a este espectacular universo vínico.
Un champaña semi seco es aquel que acredita un añadido de licor de dosaje que oscila entre los treinta y dos y los cincuenta gramos de azúcar por litro.
Elaborado en base a la suma tradicional de las tres varietales, chardonnay, pinot meunier y pinot noir, estamos delante de una de esas referencias correctas, focalizada para complementar un buen postre, con esa nítida seña de dulzor que le aporta un guión de cata que a mi juicio siempre y en casos como el presente debe basarse en dar con un venturoso equilibrio entre los puntos golosos y la fresca acidez. En copa parada afirma un cromatismo amarillo brillante y pálido, con reflejos acerados, fina burbuja muy poco presente, con una nariz que impone recuerdos cítricos y de melocotón en compota, con segunda instancia basada en notas de levadura y cereal, algún punto de almendra y un fondo que habla de bizcocho, pasteleras nostalgias.
Boca que arranca con guiños frutales muy suaves, que parecen dispersarse y difuminarse, con una delicada nota de acidez, media envolvencia y persistencia que resulta aparente y que sin embargo no logra consolidar su intención. La retronasal insiste en similares testigos a los que acreditó la fase aromática, con mayor empuje de los tonos pasteleros unidos con los cítricos y acompotados de fruta blanca de hueso.
No soy yo un aficionado a los espumosos de este perfil, pero dentro de los criterios de objetividad que pretendo, puedo hablar de una referencia correcta.
Lo califico entre aprobado y recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario