viernes, 29 de abril de 2016

Bodegas y Viñedos Pinuaga Nature Tempranillo 2014




Agradezco a los responsables de esta bodega corraleña toledana su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras de algunas de sus referencias, al objeto de mi cata y análisis personal.
Con el mando enológico de Angel Ocete y en disposición de cuarenta hectáreas de viñedo en propiedad, estas bodegas acogidas a la denominación Vino de la Tierra de Castilla, plantean con un cultivo de perfil ecológico la sostenibilidas y el equilibrio con el entorno como ejes motores de su filosofía de negocio.
Pinuaga Nature 2014 se elaboró de modo monovarietal con uvas de la casta tempranillo, fruta vendimiada en dos parcelas diferentes, La Lastra que defiende viñas con una edad media de veintidós años, asentadas en suelos de componente arcilloso y cantos en superficie, y El Águila, cuarenta y cinco años de antigüedad de las viñas y suelos de arcilla roja.
Vendimia manual realizada de noche, con mesa de selección cuando los racimos llegan a bodega y despalillado sin estrujado del fruto. Depósitos de acero inoxidable para el inicio de la maceración y el fermentado alcohólica bajo control de temperatura, procesos que se extienden durante un tiempo máximo de quince días. Vinificado independiente de cada parcela, con crianza en rama y en depósito, fase invernal, y posterior extensión de la maduración, ya en barricas de madera de roble francés y americano de doscientos veinticinco litros y de dos y tres vinos. Esta influencia de la madera se prolonga entre tres y cuatro meses.
En copa parada afirma un cromatismo apicotado de buena intensidad con algunos reflejos púrpura e insinuaciones grana, nariz limpia en su expresión, no muy compleja pero llena de fruta roja en sazón con algunos guiños tostados en segunda instancia, tiene una conducción balsámica que redondea su personalidad de fragancia. Uno de esos vinos de tempranillo que expresan por encima de parafernalias carentes de rigor y franqueza varietal, una singular identidad.
Boca amable en el arranque y en el paso, sustancia una buena traza de acidez, equilibrio y goloso ímpetu, hay fruta por doquier y La Molineta, orgulloso símbolo de la bodega, parece contribuir a que los aires de lozanía se abran llenando la boca y el paladar de jugosas sensaciones.
Taninos maduros y ligeramente fundentes, con un buen sello de persistencia.
La retronasal marca recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, punto tostado suave en segundo plano y un fondo balsámico, regaliz, que abre un final mineral que llega definiendo lo que yo definiría como terrosidad.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario