sábado, 23 de abril de 2016

Bodegas Izadi Reserva Selección 2011




Mi gratitud hacia los responsables de esta bodega de la zona alavesa de la denominación de origen Rioja, por su desinteresada colaboración con mi espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de dos muestras de su referencia reserva selección en edición de añada 2011.
Bajo la dirección enológica de Ruth Rodríguez y con una selección de viñedos de bajo rendimiento localizados en el triángulo geográfico situado entre los municipios de Abalos, Samaniego y Villabuena, asentados en suelos de composición arcillo calcárea y con canto rodado.
En total doce hectáreas de viñedo posicionadas en ladera y cuyas cepas acreditan una edad media de más de cincuenta años, exposición cardinal noreste suroeste.
Vendimia manual con fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, con maloláctica posterior que se desarrolla en proporción paritaria, barricas de madera nueva de roble y depósito de acero inoxidable. El tiempo de maduración es de dieciséis meses en barricas de roble francés, setenta y cinco por ciento, y americano, porcentaje restante. Se emplean para su crianza diferentes tonelerías y con porcentajes paritarios de madera nueva, de dos y de tres años.
Ochenta por ciento de uva de la casta tempranillo y el aporte restante dedicado a la graciano, dejando en copa parada un cromatismo apicotado de buena intensidad con reflejos púrpura, aporta en la
cercanía aromática recuerdos de fruta roja en sazón, ligeras señas especiadas dulces, con un fondo en el que un guiño láctico breve abre el camino para tostados sobre un perímetro balsámico menor.
Complejidad fresca, con la fruta bien reflejada, las influencias prudentes de la madera quedan en segundo plano.
La boca arranca con tonos golosos, la traza de acidez se desenvuelve con longitud, avance de media fluidez, taninos maduros y pulidos, con franca seña de persistencia, buena balanza varietal.
La retronasal abunda en nostalgias de cerezas y ciruelas rojas, vainilla fina, almendra tostada y regaliz, sobre un fondo láctico como influencia del roble.
Amable en las formas, da un perfil de vino Atlántico combinando frescura y carga frutal, con una expresividad en donde la impronta de jovial acidez se une con la golosa sensación de una tempranillo marcada por sensaciones de viveza.
Lo califico en esta añada 2011 como muy recomendable.
Verticalidad y el nervio de Rioja Alavesa, sus virtudes, siempre dentro de un magnífico equilibrio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario