miércoles, 20 de abril de 2016

Bodegas Castillo de Sajazarra In Vita Blanco 2015




Siguiendo la tradición en mi andadura personal como catador y escritor de vinos, y durante una reciente visita a la bodega Castillo de Sajazarra, pude catar varias nuevas añadas de sus referencias, entre ellas este In Vita, vino blanco de la denominación Alella, que el enólogo Jabier Marquinez elabora con un mimo y cariño personal que me consta.
Pansa blanca y sauvignon blanc surgidas de la propiedad en La Roca del Vallés, marcada esta por una influencia mediterránea y por los cercanos aires procedentes del Montseny.
Vendimia a mano de las dos varietales por separado, la sauvignon suele ir por delante en el ciclo de maduración. Mesa de selección en bodega, proceso habitual en las elaboraciones de Marquínez, tanto en Catalunya como en Rioja, y posterior macerado con hielo seco durante un periodo de cinco horas, para después realizar un prensado neumático. Fermentación alcohólica posterior que se desarrolla en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura y que dura un máximo de veinte días.
Permanencia sobre lías que siempre depende en cuanto a duración del criterio de su padre espiritual y que suele extenderse como mucho a medio año.
En copa parada esgrime un cromatismo amarillo brillante y pajizo, con insinuaciones verdosas, nariz que plantea en la cercanía recuerdos de fruta cítrica, blanca y tropical, hay retornos aromáticos florales, dejando para el final un punto láctico menos marcado y un fondo balsámico que redondea el conjunto. Buena complejidad olfativa que deja paso en el arranque en boca a golosas notas procedentes de la fruta, aúna elegancia y profundidad, con untuosidad en el paso y una clara seña varietal procedente de la pansa blanca que en todo momento deja notas de manzana golden. Muy buena traza de acidez, longitudinal, vino estructurado y lleno de matices. Magnífica persistencia, con la retronasal hablando de manzana, ciruelas claudia y piña, con un aire de limón, y un buen matiz de flores y arbustos, me ha dejado una seña de brezo, ortiga y pétalos blancos, con algún hinojo y una cama cremosa no marcada en exceso.
Tiene mucha profundidad y llegada.
Lo califico en esta añada 2015 como más que muy recomendable.
Es curioso que una añada como esta que el propio Marquínez califica como compleja por la sequía y el exceso de calor, sea hasta el momento la que más valoro en la histórica del In Vita blanco.
Al menos y a pesar de las dificultades, para mí es la mejor de todas las catadas. Un vinazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario