lunes, 25 de abril de 2016

Azienda Agrícola Rivetto Barbera D'Alba Zio Nando 2013




Mi gratitud hacia Enrico Rivetto y su familia por su desinteresada colaboración, una vez más, con mi espacio divulgador de la cultura del vino, mediando un envío de varias muestras de algunas de sus principales referencias, siempre al objeto de mi cata y análisis personal.
Fue precisamente Enrico uno de los primeros elaboradores en confiarme alguno de sus vinos a fin de que pudiera realizar la labor continuada que vengo haciendo desde varios años atrás. Algo que recuerdo con especial cariño, sin duda.
Comienzo con este vino tinto monovarietal de la casta Barbera D'Alba, en edición de añada 2013, que surge con una vendimia de la fruta, realizada en un viñedo localizado en la comuna de Sinio, con una extensión de treinta y siete mil metros cuadrados, suelos de origen tortoniense y arena calcárea, exposición cardinal oeste y diferentes años de plantación, el más antiguo 1944. El viñedo se encuentra localizado a una altitud de trescientos sesenta y cinco metros sobre el nivel del mar.
La familia Rivetto realiza una selectiva vendimia manual, con despalillado cuando el fruto llega a bodega y un prensado que precede a una maceración de dos días, y a un fermentado alcohólico de diez días bajo control de temperatura que tiene lugar en depósitos de acero inoxidable, utilízalo levaduras indígenas. El tiempo de maduración en barricas de madera de roble de Eslavonia de treinta hectolitros y de roble francés de doscientos veinticinco litros, es de dieciocho meses. Una vez embotellado, mediando clarificado y filtrado, se añade un periodo de nueve meses de afinado, antes de su definitiva salida al mercado.
En copa parada muestra un cromatismo apicotado de buena intensidad con reflejos purpúreos y ligeramente agranatados, proclama en su cercanía aromática recuerdos de fruta roja y negra en sazón, con notas de segunda instancia que descubren sensaciones especiadas de pimienta negra, con una traza de perfume balsámico y ahumados suaves, estos tal vez relacionados con la madera pero no es descartable que también con el terreno donde se asienta el viñedo. Finaliza la fragancia con una clave de terrosidad que define su impronta mineral.
Sabroso en la entrada en boca, junto a una prolongada acidez desliza una magnífica concentración de la fruta madre, tiene envolvencia y gratificante estructura, no hay curvas, es un vino directo y pleno en expresión gustativa. Taninos golosos y marcados, creo que ganará enteros y galones mediando más tiempo de guarda responsable en botella. Arma con rigor una buena persistencia, dejando en la retronasal apuntes de sabrosa fruta roja y negra, cerezas y arándanos, con el brillo especiado de la pimienta y un eje motor que trabaja por detrás de los descriptores frutales y que habla de ahumados, balsámicos y mineralidad.
Lo califico en esta añada 2013 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario