viernes, 25 de marzo de 2016

Viñedos y Bodegas Áster Finca El Otero 2010




Sobre la añada 2009 de Finca El Otero escribí en este blog con fecha 26 de Setiembre de 2013 y hoy traigo, tras su pertinente cata, la edición de cosecha 2010, un vino que expresa un potencial de fruta intenso, con efecto sabroso en boca, encías y paladar, bravío en las formas, con músculo y pegada.
Monovarietal de tempranillo de la zona burgalesa de Ribera del Duero, que acredita un vinificado que empieza con dieciséis días de fermentación alcohólica, maloláctica en barricas de madera nueva de roble francés por un tiempo de tres meses con battonage semanal. Tras una selección de las mejores barricas, pasa con fecha febrero de 2011 a roble francés nuevo, maduración posterior de quince meses en idéntico continente, con al menos dos trasegados. Embotellado en julio de 2012.
En copa parada exhibe un cromatismo apicotado intenso y profundo, con reflejos púrpura y grana, desliza en la cercanía aromática notas que evocan fruta negra en sazón, balsámicos, especiados y lácticos en segundo plano, finalizando con un marcado punto torrefacto y de frutos secos tostados. El testigo frutal siempre dirigiendo el guión de la cata olfativa.
Boca golosa, sabrosa, con buen despliegue de la línea de acidez, envolvencia y estructura, equilibrio en el avance. Taninos golosos y rotundos, realzan la personalidad del vino, señas fundentes ligeras, con una franca y sugerente persistencia.
La retronasal habla de moras y ciruelas oscuras, regaliz, bombón inglés, vainillas y cremas finas, pimienta y algún sutil recuerdo de pastelería, almendra tostada y en el epílogo algunos guiños cafeteros.
Largo y con llegada, lo califico en esta añada 2010 como más que muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario