sábado, 19 de marzo de 2016

Les Cousins Marc & Adriá L' Inconscient 2013




El proyecto de los primos del Priorat se canaliza a través del trabajo enológico de Adriá Pérez, con sede en la bodega de Cims de Porrera, en el Priorat, abriendo en este Inconsciente algo más que un plurivarietal al uso, marcando con una base varietal mayoritaria de cariñena, acompañada por menores aportes de garnacha, cabernet sauvignon, merlot y syrah, una fresca y consistente personalidad, que con una maduración de doce meses en tinas de madera de roble francés de siete mil litros, va desplegando en el paso por boca un buen tono de equilibrio y frescura.
Marc y Adriá Pérez traen en esta añada 2013 un vino tinto amable, de trago fácil, en donde la fruta domina, a ratos cuesta esfuerzo adivinar la presencia de la madera, sus influencias en los descriptores no aparecen demasiado marcadas, tal vez algún recuerdo especiado suave, algún guiño láctico y tostado, pero sin derrapes ni golpes de estado. Es la fruta quien manda durante la cata y degustación del vino, de un modo amplio, casi mayúsculo.
Diría, eso sí, que en una segunda aproximación,  el Inconsciente abre una pasarela aromática a un jardín de rosas rojas, de alguna hierba aromática, de algún giro balsámico, de alguna nota lejana que devuelve especiados y lácticos, pero como si estuviéramos siempre delante de un cesto de frutos rojos  salpimentados, aderezados con menta, escoltados con una suave crema chantilly. 
Es un vino fino y sugerente, que tras un cromatismo apicotado con reflejos púrpura, mantiene un nervio, un afluente de fruta y paisaje en torno al viñedo, un epílogo de retronasal en el que surgen notas minerales, fondo de evocaciones terrosas, una buena estructura y un desfile goloso y floral que me ha resultado fiel en cuanto al contenido varietal.
Discrepo ampliamente de quienes mantienen que es este un vino al que le cuesta abrirse, en el que la madera tapona de inicio a la fruta. En lo que puedo referir sobre mi experiencia de cata del Inconsciente en edición de añada 2013, sólo puedo hablar de frescura, de virtuoso equilibrio y de mucha y buena fruta.
Lo califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario