jueves, 24 de marzo de 2016

La Bodega de las Estrellas Dionisos Blanco 2015




Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega valdepeñera por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediante el envío de algunas muestras de sus principales referencias, siendo esta, un vino blanco en edición de añada 2015, la primera de ellas que he catado y que ahora me dispongo a comentar en el blog. Repite con nuevas añadas, esta bodega de las estrellas, que reúne en su filosofía el cultivo ecológico del viñedo con el curso cíclico y astrológico en relación a aquel.
Estoy delante de una conjunción varietal de las castas viura y airén, ciclos astrológicos y procesos vitales de la investigadora alemana María Thun, respeto al ciclo vegetativo en función de los astros, maceración con las pieles y fermentado con levaduras indígenas en tinajas de arcilla, dejando en copa parada tras el primer servicio que sigue al descorche un cromatismo amarillo pajizo brillante y bien definido, con reflejos verdosos y algunos incipientes dorados, nariz que trae recuerdos cítricos, fruta blanca, con ligeras evocaciones herbales y florales, finalizando en un guiño balsámico, resinas, expresando en el epílogo olfativo algunas notas de salinidad.
Boca equilibrada y amable, con una prolongada seña de acidez, untuosidad en clave media, sabroso y dotado de cierta fluidez. Expresa pureza, suavidad, y ese punto en el que una copa lleva a otra.
Valorada persistencia, con la retronasal enviando evocaciones de pera, lichis, ciruelas claudia y limón, ortiga blanca y madreselva, resinas, más lejano punto de hinojo, hierbas aromáticas y un fondo  que habla de mineralidad, huella salina no marcada en exceso.
Lo califico en esta añada 2015 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario