jueves, 17 de marzo de 2016

Bodegas Monte Amán Crianza 2012




Quiero ante todo agradecer a los responsables de esta bodega burgalesa, su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de dos muestras de su trabajo. Comienzo hoy con mis criterios en torno a este vino tinto crianza en edición de añada 2012, surgido de viñedos localizados en la ribera del Arlanza, en tierras de Lerma, y de sus uvas de la varietal tempranillo, que junto a una maduración de doce meses en barricas de madera de roble americano plantean un vino amable y equilibrado, con la fruta roja madura expresada con nobleza y prolongación, tostados y algunos especiados ligeros comulgando en el perfume pero siempre en segunda línea, balsámicos en el cierre. Miro la copa en parado y expresa matices cromáticos apicotados de buena intensidad con algunos reflejos purpúreos, estética limpia y con buen brillo, realza la entrada en boca con los tonos de la fruta madre, magnífica expresión de frescura en el avance, buen balance de fruta y madera, siempre la primera dominante, con los taninos golosos y ligeramente fundentes, franca seña de persistencia con los credenciales de la tempranillo de Arlanza bien conjugados.
Retronasal que habla de cerezas y ciruelas rojas, guiño tostado y aquí menos expresión especiada a la detallada en la fase aromática, balsámicos de fondo que redondean la cata, acabando con largura y sapidez.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario