miércoles, 30 de marzo de 2016

Bodegas de Familia Burgo Viejo Licenciado Reserva 2011





Última de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega, al objeto de mi cata y análisis personal, circunstancia que aprovecho para agradecer en el inicio de esta entrada del blog. Licenciado es una referencia que ya comenté en el pasado, en concreto en lo que se refiere a la añada 2008. Ahora le toca el turno a esta edición de añada 2011, con el enólogo Gorka Etxebarría como padre espiritual, manteniendo la casta tempranillo como protagonista y con la influencia siempre beneficiosa del Monte Yerga y del río Ebro.
Tras un proceso de fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, se procede con una maloláctica en hormigón y una maduración de dieciocho meses en barricas de madera de roble americano y francés.
Copa parada que exhibe un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, asoman recuerdos aromáticos de fruta roja en sazón, avanzando hacia memorias tostadas y especiadas dulces, mantiene en todo momento un buen equilibrio, algunas nostalgias de monte bajo, con perímetro balsámico y que redondea con frutos secos.
La boca es golosa y equilibrada desde el inicio, con buena nota de acidez y un tono envolvente que conjuga la personalidad de la fruta con sensaciones de untuosidad procedentes de la influencia de la madera que le sirve de continente durante la crianza.
Taninos golosos y pulidos, franca seña de persistencia.
Retronasal que habla de cerezas y ciruelas rojas, vainillas y almendra tostada, con lácticos finos en la prolongación y un fino aire entre balsámico y silvestre, que relanza su longitud.
Lo califico en esta añada 2011 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario