viernes, 18 de marzo de 2016

Barbarot Vendimia 2009




Una añada más del Barbarot, parece que fue ayer cuando descubrí esta referencia gracias al generoso aporte de la joven vitivinicultora riojana y de mi buen amigo Curro. Aquella añada 2005, a la que siguieron, siempre con comentarios en este blog, la 2006 y la 2007.
Tras la pausa de la 2008, aparece ahora esta que hoy traigo al blog, la referente de la cosecha 2009, marcando las peculiaridades del ciclo y aportando una vez más el buen hacer y el criterio de una elaboradora apasionada que defiende junto a la estampa amable de su perro, el trabajo esforzado a pie de campo allá en su terruño cercano a los Riscos de Bilibio, junto a San Felices.
Base mayoritaria de la casta tempranillo, con menor aporte de merlot, frutos estos de plantación experimental, en un vino tinto que acredita alcohólica y maloláctica en depósitos de acero inoxidable y una maduración en barricas de madera de roble americano y francés que se prolonga durante un periodo de entre quince y dieciséis meses, más un tiempo adicional de afinado en botella de año y medio.
En copa parada muestra un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, asoma en nariz recuerdos de fruta roja en sazón, aportando en segunda instancia algunos tonos que evocan flores violeta y una brisa tostada suave, apunto fondo balsámico, incluso descubro una fragancia que identifico como resinas, siringas, corteza de árbol, dejando en el capítulo final del
perfume una certera sensación de frutos secos y de ebanistería fina, siempre con los tostados por detrás de la intensidad procedente de la fruta madre.
Boca golosa, arranca con una estupenda prolongación de la acidez, amable y con frescura en el paso, tiene buen sentido de longitud y los taninos maduros y pulidos.
Franca seña de persistencia que deja paso a evocaciones retronasales de cerezas y ciruelas rojas, ahumados y tostados, menos especiados, en nariz eran casi imperceptibles; más descriptores silvestres, florales y de corteza de arbol y las ya mencionadas siringas, fondo balsámico que abraza los recuerdos procedentes de la fruta, cerrando con buena sapidez y un punto tostado muy ligero y sugerente que redondea y prolonga la expresión de esta añada 2009 del Barbarot.
Por cierto, apreciable cambio de etiqueta, que a mi juicio resulta muy positivo.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario