sábado, 12 de marzo de 2016

Almazcara Majara Jarabe 2013




Mi agradecimiento a Javier Álvarez por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras de sus principales referencias. Jarabe en la edición de añada 2013 refleja la personalidad de la casta berciana por excelencia, una mencía fresca, que expresa lozanía, certera presencia de los ocho meses de crianza en barricas de madera de roble francés, que aporta al vino una buena seña de untuosidad en el avance y que aporta a la siempre presente fruta un punto adicional de personalidad.
Fruta procedente de viñas localizadas en Ponferrada, zona de Los Barrios, situadas a una altitud de entre quinientos y seiscientos metros sobre el nivel del mar.
En copa parada exhibe un cromatismo apicotado de notable intensidad, con reflejos púrpura, dejando en su cercanía aromática recuerdos de fruta roja y negra maduras, segunda instancia que muestra evocaciones especiadas dulces, algunos lácticos, con prolongaciones balsámicas y un fondo tostado no demasiado intenso.
Es un vino que gana fuerza aromática tras el primer servicio en copa, de hecho en una segunda proximidad, afirma mayor rigor, cobra más altura de intensidad, diría que se recrea.
La boca abre con suavidad y tras detectar una traza de media acidez, muestra untuosidad, un punto entre cremoso y láctico que se confabula con la fruta, sin perder dosis claras de fluidez, pero de un modo sutil afianzando una equilibrada firmeza. Taninos golosos y finos, abriendo una longitudinal seña de persistencia.
La retronasal habla de evocadoras expresiones de cerezas, guindas y ciruelas rojas, punta de moras y flores violetas, vainillas, retornos de regaliz, alguna mueca de tostados y lácticos, finalizando con buen alcance. Vino que va de menos a más, a medida que avanza su cara, dándole un tiempo.
Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario