martes, 9 de febrero de 2016

Weingut Stigler Freiburg Schlossberg Spätburgunder GG 2009.




Segunda de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega alemana, localizada en la zona geográfica de Baden, al objeto de mi cata y análisis pormenorizado, hecho que como siempre, aprovecho para agradecer.
La pinot noir germánica, en la edición de cosecha 2009, procedente de viñas localizadas en el Monte del Castillo de Friburgo, Schlossberg, estribación suroccidental del macizo montañoso de Rosskopf, asentadas en suelos de composición de roca metamórfica gneis, mismos minerales que el granito, cuarzo, feldespato y mica, y con disposición en empinadas laderas.
Acredita en su proceso de vinificado una maduración en grandes barricas de roble que se prolonga durante tres años.
Servicio en copa y asomo de un cromatismo apicotado intenso, con reflejos grana e incipientes rubídeos, nariz que habla de recuerdos a fruta roja en sazón, tonos confitados ligeros, recreando en segunda instancia algunas notas de pétalos florales rojos, pastelería, kirschenstreuselkuchen, matices silvestres y balsámicos, finalizando en apuntes tostados breves y un punto de mineralidad que se traduce salino y en roca húmeda.
Tiene una evidente rusticidad en su entrada en boca, lo cual lejos de apartarlo de una marcada personalidad propia, lo convierte en un vino que enamora, con sugerentes recuerdos en el avance que recrean sensaciones del ya mencionado pastel streusel de cerezas, manta de fruta roja en sazón que engalana el paladar, buena traza de acidez en clave media, expresando sutileza y envolvencia, con una buena estructura, taninos maduros y pulidos y una seña de persistencia que defino como amplia. Tiene pegada durante el principio de su entrada en boca y alcance en el final de la cata gustativa, armando una retronasal en donde las cerezas y las ciruelas rojas se juntan con las evocaciones pasteleras, con los pétalos florales rojos y con un punto balsámico breve.
Finaliza con un guiño de mineralidad que ensalza su identidad y origen, aportando una prolongación muy sabrosa.
Buena complejidad y tal vez habiendo cometido un infanticidio, este vino merece un tiempo más de guarda responsable en botella para poder expresar todo aquello de lo que será capaz.
Hoy por hoy, lo califico entre recomendable y muy recomendable, y a buen seguro podrá ganar aún más puntos en su escalada hacia la gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario