martes, 2 de febrero de 2016

Valcuerna Bodegas y Viñedos Clarete 2014.




Referencia de esta bodega de Cordovín, una habitual en este blog de cultura vitivinícola, que se elabora con una conjunción varietal de las castas garnacha, mayoritaria con un setenta por ciento de presencia, dejando la proporción restante para la blanca viura, fruta procedente de viñedos cuya media de antiguedad oscila entre los quince y los ochenta años, desarrollando su vinificado con un fermentado alcohólico bajo control de temperatura que tiene lugar en depósitos de acero inoxidable.
Un clarete de Rioja que cumple con el perfil tradicional y que esgrime en copa parada un cromatismo cobrizo con reflejos piel de cebolla, deslizando en su cercanía aromática sensaciones de frutos rojos y cítricos que se abren hacia alguna sugerencia breve en clave floral finalizando con recuerdos balsámicos menos marcados. La boca abre con buen despligue de acidez, tal vez a ciegas y durante algunos instantes pueda confundirse con un vino blanco, si bien es la fruta roja la que acaba por dirigir el rumbo de su cata. Frescura en el progreso, con fluidez y persistencia en clave de media intensidad, la retronasal sigue evocando fresas de mata, cerezas, grosellas y un guiño de limón, marcando un punto de pétalos de flores rojas y blancas, y acabando en una mueca de hinojo, que resulta ligera y que con una insinuación de comedido amargor redondea su expresividad.
Lo califico en esta añada 2014 entre recomendable y muy recomendable.
Clarete de Rioja, sin máscaras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario