jueves, 11 de febrero de 2016

Mas Llunes Vinyes i Cellers Rhodes 2010.



Tercera y última de las muestras remitidas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega ampurdanesa al objeto de mi cata y análisis personal.
Hace ya un tiempo caté y escribí en este blog sobre las referencias Emporion, en la edición de añada 2008, y Cercium, en la cosecha 2013. En esta ocasión le ha tocado el turno a este Rhodes, un vino tinto marcado por las características de la añada 2010.
Conjunción varietal de uvas samsó, garnatxa tinta, syrah y cabernet sauvignon, frutos procedentes de cepas asentadas en suelos de composición pizarrosa, acreditando en su proceso de vinificado una maduración de diez meses en barricas de madera de roble francés. Producción limitada de poco más de mil quinientas botellas, de las que me ha correspondido la número ochocientos quince.
En copa parada muestra un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura, anunciando en la cercanía olfativa recuerdos de fruta roja en sazón, con un tono de confitura muy estilizada, abriendo paso a sensaciones que evocan flores rojas y alguna hierba aromática, con un fondo balsámico que redondea la fragancia en clave de frescura.
En la boca aparecen notas de mineralidad, siempre con una muesca amplia de golosa fruta, se adapta a la boca y el paladar con longitud, es amable y tiene una media fluidez, taninos maduros y pulidos, seña agradecida de persistencia. La retronasal manda recuerdos de cerezas, fresas y ciruelas rojas, con pétalos de rosas en carmín, reclutando memorias balsámicas de regaliz y eucalipto y finalizando con un empaque de salinidad y cierta terrosidad, que parecen evocar al terroir y que completan una gallarda estructura. Alcohol bien integrado en el conjunto y un fondo de confitura que alegra los corazones. Lo califico en esta añada 2010 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario