miércoles, 10 de febrero de 2016

Château de Rouillac Rouge Vintage 2011.





Agradecimiento a los responsables de este dominio vitivinícola bordelés por su desinteresado envío de varias muestras y añadas de sus principales referencias, siendo esta la segunda que he catado y que ahora me dispongo a comentar en el blog.
El vino tinto de Château de Rouillac referente a la cosecha del año 2011 y representante de la apelación Pessac-Léognan se elabora con un porcentaje mayoritario de cabernet sauvignon, con poco más del cuarenta por ciento de la casta merlot, acreditando catorce meses de maduración en barricas de madera de roble francés, de las que un treinta y tres por ciento son de madera nueva.
Frutos que se vendimian de modo manual en cepas que se asientan en suelos de finas gravas.
Eric Boissenot ejerce como asesor enológico en esta maison, propiedad en el presente de la familia Cisneros.
En copa parada exhibe un color apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, nariz que muestra sensaciones de fruta roja en sazón, algo oculta en el comienzo por la influencia de la madera, aunque con un tiempo de oxigenación y agitado de copa, los recuerdos de cerezas y ciruelas rojas hablan con intensidad y equilibrio. Tiene guiños especiados y de flores rojas en segunda instancia, aportando en la parte final de la fragancia algunas notas evocadoras de balsámicos y torrefactos. De hecho y en una segunda aproximación al primer servicio en copa, la fruta roja arma un punto de confitura, la madera da un paso atrás y los balsámicos y las flores, con algunos breves tonos silvestres afianzan un primordial protagonismo.
Boca golosa y elegante, traza de acidez bien prolongada, con un resuelto escenario de frescura, alcanza el equilibrio cuando llega al paladar y expresa unos taninos golosos y pulidos. Hay persistencia en clave de media alta intensidad, con la retronasal hablando de fruta roja madura, brisa suave confitada, rosas rojas, alguna hierba aromática menos marcada y tostados y especiados dulces que conducen hacia un final en donde una nota de frescura balsámica se alinea con la sabrosa fruta.
Buena añada, la califico como muy recomendable.
Es preciso oxigenar el vino antes de lanzarse a su cata y degustación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario