martes, 23 de febrero de 2016

Cardone Vini Classici Archita Gioia del Colle Vendemmia 2011.




Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega italiana, localizada en la Puglia, por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediante el envío de varias muestras de sus referencias.
Escribo hoy mis impresiones sobre este vino tinto acogido a la denominación Gioia del Colle, elaborado en modo monovarietal con uvas de la casta primitivo, fruta procedente de parcelas localizadas en las inmediaciones de las colinas de Murgia, una zona con un pasado injusto y un presente que comienza a valorar las condiciones de biodiversidad, cuando Apulia conoció a Murgia citaba no hace mucho un periodista titulando un artículo que versaba precisamente sobre esta circunstancia. El Mezzogiorno descubriendo sus virtudes. Igual que me ha pasado con este vino, en donde la fruta juega con la boca, dándole un punto magnífico de frescura y complejidad, con un cromatismo que en copa parada defiende tonos apicotados de muy buena intensidad, reflejos púrpura e insinuaciones granatadas. Fermentación alcohólica y largo proceso de maceración, buscando y logrando percepciones de buena extracción, nariz que llega enviando recuerdos plenos de fruta roja y negra maduras, confitura suave en segundo plano, hay motivos florales, también algunas señas balsámicas e incluso en último término un estimulante aire que evoca endrinas y que agranda la prolongación olfativa del vino. Tiene un guiño silvestre y de cierta mineralidad, punto terroso.
La boca es intensa desde el arranque, sabroso en el avance, con un buen equilibrio y un percutor aunque muy estimable golpe de licorosidad, con ello no quiero decir que el grado alcohólico esté mal integrado, al contrario es emblemático en ese sentido. Taninos maduros y pulidos, un vino que apunta una persistencia amable y prolongada, llena bien boca y paladar.
Retronasal que envía memorias de ciruelas rojas, fresas, moras, con pétalos rojos y violetas, algún brote de hierbas silvestres, matiz balsámico y en el final una cordial evocación de la misma mineralidad, percibida en la vía olfativa.
Lo califico en esta añada 2011 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario