sábado, 27 de febrero de 2016

Bodegas y Viñedos Gancedo Mencía 6 Meses Barrica 2013.





Otra de las bodegas habituales en este blog, cuya colaboración desinteresada supone ya una segunda ocasión, mediando el envío de algunas muestras de sus referencias principales.
Tras un cambio significativo en los profesionales de la empresa, Fermín Rodríguez Uría, enólogo, Fidel Castro Blanco, responsable de campo y viñedo, y Héctor Gayo, bodeguero, me es presentada esta nueva añada del vino tinto, seis meses de roble, monovarietal de la casta mencía.
Fruta procedente de viñas que acreditan una edad media de más de sesenta años y que se encuentran localizadas a una altitud de quinientos cincuenta metros sobre el nivel del mar.
Suelos franco limosos, para un vino que se presenta tras una fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura, siguiendo con una maduración de medio año en barricas de madera de roble francés.
Descorcho y atisbo un primer punto aromático oclusivo, por lo que espero unos minutos. Observo la copa que me deja tonos cromáticos apicotados de buena intensidad, con reflejos violáceos e insinuaciones púrpura. Regreso a la vía olfativa, descubro que las influencias procedentes de la madera han cedido algo, aunque no todo lo que yo hubiera deseado. Con el paso de unos minutos más va abriendo la fruta roja, en sazón, con evocaciones de fresas de mata y cerezas, alguna punta de pétalos florales rojos y guiño silvestre, ampliando a balsámicos y cerrando el retorno aromático con algunos esbozos tostados. Tiene un arranque en boca que apunta a certera golosidad, contenida y correcta traza de acidez, frescura en el avance, con los taninos maduros y pulidos, persistencia en clave de media alta intensidad. Retronasal que deja memorias de frutos rojos maduros, flores, balsámicos y algunos apuntes silvestres, finalizando en tostados, frutos secos, y media mueca de sapidez. Creo que es un vino correcto, amable, que merece una calificación de recomendable, aunque sí considero que esas influencias de la madera deben limarse de algún modo, ya que tanto en nariz, nace cerrada y cuesta bastante tiempo abrirla a la fruta, como en boca, nota secante en la fase previa a la retronasal, no aparece tan estilizado como lo que yo, al menos, pretendo en un vino.
Añada mejorable. Dicho con el respeto debido y acostumbrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario