sábado, 6 de febrero de 2016

Bodegas Fernández Eguíluz Peña La Rosa Maceración Carbónica 2014.



Del mes de Setiembre del año 2011 data mi última aproximación a esta referencia de la bodega Fernández Eguíluz, localizada en el término municipal de Ábalos. En aquella oportunidad tal y como se recoge en una entrada de este mismo blog, di cuenta de una copa de la añada 2010, una maceración carbónica Peña La Rosa que me causó una sensación incompleta. Ayer mismo pude completar mis conocimientos personales sobre esta etiqueta, buceando en la cosecha 2014, mismo método de elaboración siguiendo los pasos de las uvas fermentadas en una atmósfera de dióxido de carbono antes de ser machacadas. Uva fermentada con el mosto de su interior, avalando los primeros estudios que en este sentido iniciara a finales del siglo diecinueve Louis Pasteur, el microbiólogo y químico francés cuya influencia en la cultura vitivinícola forma parte de la historia y de mil y una leyendas.
Tempranillo de Rioja con toda su frescura y lozanía, parlanchín y chispeante, lleno de viveza y con esa sutil juventud que las maceraciones carbónicas aportan al vino.
He sacado una opinión mejorada de esta etiqueta con respecto a aquella copa de la cosecha pretérita correspondiente al 2010, más equilibrio en el trago, con una amplia dosis de amabilidad y un juego frutal y ligeramente floral y balsámico que ofrecen una sensación en donde la fruta domina y motiva la salivación, pidiendo una segunda copa.
Apunto en copa parada un cromatismo apicotado intenso con reflejos violáceos, nariz que aporta recuerdos de fruta roja en sazón, cerezas y fresas de mata, algunos pétalos florales rojos, acabando en evocadoras notas balsámicas y esa seña silvestre que también marcaba el vino del 2010, pero en esta oportunidad con menor marcaje. La fragancia expresa frescura y esa personalidad también llega acreditada en el arranque en boca, con media traza de acidez y amplia seña de frescura que avanza con buena prolongación, declarando una persistencia media pero llena de encanto, juguetona.
Retronasal que insiste en esos frutos rojos en sazón, con un giro floral y el concepto balsámico ya apuntado en la vía olfativa, dejando menor protagonismo ahora al punto descriptor silvestre.
Califico esta añada 2014 del Peña La Rosa como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario