sábado, 13 de febrero de 2016

Azienda Agricola La Spinetta Bionzo 2011.





Barbera D´Asti catado y degustado en sede de Bodegas Muga durante una amena cena en compañía de un grupo de buenas gentes relacionadas con este apasionante universo de la vitivinicultura, aportación generosa para la ocasión del genial Juancho Asenjo.
En mi caso lo armonicé con un jugoso y sabroso revuelto micológico, elaboración y emplatado del siempre esmerado equipo de cocina de estas bodegas del jarrero Barrio de la Estación.
La Spinetta, bodega dirigida por sus propietarios, la familia Rivetti, defiende en el mercado este vino tinto monovarietal de la casta Barbera, cuya etiqueta defiende el nombre del viñedo del que surgen los frutos con los que se elabora, Bionzo Costigliole d´Asti. Es una parcela de cinco hectáreas, localizada a una altitud de trescientos metros sobre el nivel del mar y asentada en un terreno de composición calcárea, basada en unas viñas que tienen una antiguedad media de entre sesenta y setenta años. Exposición cardinal sur, con fermentación alcohólica que se despliega durante seis a siete días bajo control de temperatura, maloláctica posterior en madera de roble francés y crianza durante un tiempo que en función de la añada oscila entre dieciseis y dieciocho meses y que tiene emplazamiento en barricas de madera nueva de roble francés de tostado medio, y afinado antes de embotellar durante seis meses más en depósitos de acero inoxidable.
Antes de su salida al mercado pasa medio año adicional en botella. Sin clarificados ni filtrados, en copa parada asoma un cromatismo apicotado de intensidad, oscuro y brillante, con reflejos púrpura, deslizando en su primera cercanía olfativa sensaciones que recuerdan fruta negra madura y elegante, pétalos florales violetas, balsámicos marcados y en el fondo un punto que personalmente me ha recordado, gracias a cierta influencia de los tostados procedentes del roble francés, a bombón inglés.
Frescura en la fragancia, ofrece señas de buena personalidad en cuanto a los apuntes de fruta, incluso en algunas segundas aproximaciones olfativas he apuntado memorias de english breakfast tea y grafito, aunque siempre con menor intensidad que las evocaciones ya descritas.
Viene a la mente la imagen de color oscuro, negro, redondeando la aromática potencia procedente de la fruta madre. Boca plasmada en el arranque por golosas noticias frutales, arma un punto de moras y arándanos, expresa una traza de viva acidez, controlada siempre y que se despliega con buena longitud, envolvencia y ducha de fruta, frescura y una ferviente intensidad cuando el vino llega al paladar. Taninos golosos y pulidos, hay una magnífica punta de persistencia, dejando en su vía retronasal recuerdos de fruta negra y bayas silvestres, pétalos violetas, regaliz y algunos guiños mentolados breves, insuflando de nuevo esa huella de mint chocolate y un mayor gesto de mineralidad, que deja evocaciones de grafito y pedernal. Un sugestivo y fino amargor redondea el conjunto. Lo califico en esta añada 2011 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario