sábado, 30 de enero de 2016

Talai Berri Txakolina Hondarribi Zuri 2015.




Ya comienzan a llegarme las primeras nuevas añadas, las correspondientes a la vendimia del 2015, que algunos tan ansiosamente estabamos esperando. Durante mi estancia navideña en Irún, tuve la fortuna de contactar con los responsables de esta bodega de Zarautz, que muy amables decidieron colaborar con mi espacio divulgador de la cultura del vino, mediante un envío de muestras. Ya caté y publiqué mis impresiones acerca del txakoli beltza, referencia tinta de la que los responsables de Talai Berri se sienten orgullosos, http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2015/12/talai-berri-txakolina-txakolin-beltza.html
Hoy traigo al blog este txakoli que elaborado con la casta hondarribi zuri y acogido a la denominación de origen Getariako Txakolina, se me ha presentado en su edición de añada 2015. Pequeño aporte de hondarribi beltza, un diez por cierto, con mesa de selección y fermentación en depósitos de acero inoxidable, siempre bajo control de temperatura. Un vino blanco seco con buen perfil tradicional, manteniendo un punto de acidez que aporta viveza y músculo en el avance por boca, presentando en copa parada un cromatismo amarillo pálido con reflejos verdosos, buen escenario brillante, con notas aromáticas que recuerdan a citricos y manzana verde, dejando en segunda instancia una buena colección de memorias florales que acompañan a los retornos de fragancia frutales y llenan el perfume de contenido y media complejidad. Descubro guiños de rosas blancas, hierba recién cortada y algunos finos recuerdos de madreselva.
La boca es muy viva pero siempre equilibrada, la traza de acidez me llena. Su principal virtud consiste en una intensidad poco invasiva y percutora, se desliza con amabilidad, buena amplitud en la prolongación, sabroso, haciendo salivar. Hay consistencia en el paso, la fruta siempre en primer plano, logrando en la fase retronasal similares expresiones a las percibidas en la vía olfativa, apunto recuerdos de limón, manzana, pomelo, ciruelas claudia maduras, ramillete de flores blancas y algún fino punto que recuerda a la hierba recién segada.
Un txakolí con nervio y control. Lo califico en esta añada 2015 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario