miércoles, 20 de enero de 2016

M.Chapoutier Les Vignes de Bila-Haut 2013.




Mi agradecimiento a la familia Chapoutier por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras de algunas de sus referencias, dedicando hoy este espacio del blog a este vino tinto de la denominación Côtes de Roussillon Villages, que en su edición de añada correspondiente a la cosecha 2013 ofrece una conjunción varietal de las castas syrah, garnacha y carignan, meciendo boca y nariz con una delicadeza y un estilo plenos en sutileza, sin descuidar la capacidad para transmitir buenas dosis de nervio y viveza.
Fruta sabrosa procedente de varias parcelas, con pluralidad de suelos, en donde Le Roussillon acapara la atención del catador experto y facilita un especial atractivo para el simple y no menos importante consumidor que se verá sorprendido por una inevitable expresión procedente de la fruta y una influyente y sugestiva sensación de fina mineralidad, como una brisa final que en el epílogo de la cata ofrece descriptores de mineralidad.
Bila-Haut y sus suelos con esquisto, caliza y yeso dejan una seña innegable en la personalidad del vino que Michel Chapoutier elabora, utilizando en su vinificado un periodo de doce meses en depósitos de acero inoxidable y hormigón, y logrando uno de esos vinos llenos de encanto.
En copa parada exhibe un cromatismo apicotado de buena intensidad, luminoso, con reflejos violáceos y púrpura suaves, manifiesta en nariz sensaciones que recuerdan arándanos y cerezas, algunas frambuesas, poniendo en segunda instancia un ligero énfasis que dirige nuestra atención a evocadoras notas especiadas dulces, guiño silvestre y balsámico, alguna pimienta que surge en aproximaciones posteriores a la primera, finalizando en gestos de ferviente mineralidad, concretados en salinidad y tímida terrosidad.
Boca jugosa, delicada, con buena concentración de fruta, acredita y detecto una estupenda extracción, es suave y al tiempo intenso, con llegada y abrazo al paladar, taninos maduros y pulidos, refrescante apunte de fruta negra y roja maduras, seña de persistencia que deja claro un baile de garnacha y syrah, con maneras golosas y silvestres que se abrazan y prolongan y que en la fase retronasal acaparan mi atención principal. Insiste en evocaciones de cerezas y arándanos, frambuesas y moras, vainilla muy suave, pimienta y alguna hierba aromática, balsámicos y de nuevo ese fondo de mineralidad que prolonga sus sensaciones.
Lo califico en esta añada 2013 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Sabroso, ligero y con un gran potencial expresivo.
Por cierto, caté esta referencia de Chapoutier por vez primera en Decanter London y es un lujo para mi haberla recibido en mi despacho de catas para gozo y disfrute de mi paladar y sin duda, también del resto de mis sentidos. Aquella referencia de añada 2009 ha dado paso a un vino de la vendimia 2013 que he valorado en mayor medida. http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2012/01/mchapoutier-les-vignes-de-bila-haut.html
Ya se sabe : la grandeza del vino reside precisamente en las diferencias entre las diversas vendimias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario