domingo, 3 de enero de 2016

Château Haut-Bergeron L´Ilot de Haut Bergeron Sauternes 2012.




Un regalo de un amigo. Sin duda, el amigo debe ser bueno para que te regale una botella de vino de Sauternes, y en efecto Carlos y Karmele lo son.
Con un ochenta por ciento de sémillon y el porcentaje restante cubierto por la sauvignon blanc, esta añada 2012 del L´Ilot de Haut Bergeron refleja la finura de estos vinos de Burdeos, siendo una más que preciada escolta para una ración de foie, tal y como quedó claro entre todos los presentes que pudimos disfrutar del encanto de este maridaje, tan legendario como espléndido.
Hervé Lamothe, enólogo de la maison, puede sentirse orgulloso de esta referencia, en donde los doce meses de barrica de madera de roble francés acompañan a la pourriture noble, Botrytis Cinerea, que a buen seguro tendrá como gesto inicial ese legendario tris, una selección cuidada para garantizar la calidad del trabajo y por ende, del fruto de este.
Una añada magnífica, con un vino que en copa parada y tras el descorche pincela en copa parada un cromatismo amarillo dorado intenso, desplegando en nariz evocaciones de melocotón de viña, suave brisa de confitura y melosidad, con algunos lejanos recuerdos de perfume floral y un guiño de almendra tostada, este muy incipiente.
Segundas copas dejan mayor muestra de fruta en escarcha, con piel de naranja, membrillo y un gesto que me ha recordado a ciruelas claudia maduras.
La boca es sustanciosa, con concentrada fruta en el paso, equilibrio entre dulzor y acidez, sin resultar en caso alguno empalagoso, tiene viveza y punto firme de envolvencia, equilibrado y lleno de frescura. Persistente y con llegada, la retronasal afirma similares descriptores a los reflejados en la fase aromática, suave, amable y prolongado. Fruta, algunas flores y tierna melosidad.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario