martes, 26 de enero de 2016

Bodegas Al Zagal Rey Zagal Reserva 2010.




Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega cogollera por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras de sus principales referencias.
Catadas y comentadas ya algunas de ellas en entradas recientes de este blog, hoy procedo con este vino tinto reserva en edición de añada 2010, que en su corazón atesora una conjunción varietal de las castas tempranillo, al cincuenta por ciento, con un cuarenta y cinco porcentual de merlot y un cinco por ciento de syrah, acreditando un proceso de maduración en barricas de madera de roble francés y americano, que en total y añadiendo un tiempo adicional de afinado en botella se prolonga durante treinta y seis meses, tiempo mínimo antes de su salida al mercado.
En copa parada afianza un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos grana e insinuaciones rubídeas, desplegando en la proximidad olfativa recuerdos de fruta roja golosa y confitada, algunos especiados dulces que se unen con notas lácticas y que desembocan en tostados ligeros. La madera acompaña con buen estilo de fragancia a la fruta, siempre por detrás de ella, aclaro que después de algunos minutos de aireación y agitado rítmico de copa.
En una segunda cercanía aromática se desprenden algunos matices silvestres, más contenidos que el resto de descriptores.
La boca abre con buena golosidad, la fruta extensa y amable, dando esos detalles de confitura y alcanzando el paladar con el sello de la tempranillo y la merlot, aportando esta última cuerpo, acidez y una más que relevante personalidad de la fruta que le da vida y que pertenece a esta varietal.
Menos proporción de syrah y en efecto, un punto silvestre y algo floral que se nota más en la retronasal que en la vía aromática.
Taninos golosos y pulidos, con la retronasal hablando de ciruelas rojas y cerezas, endrinas, algunas vainillas finas, regaliz y lácticos, finalizando en notas tostadas y de frutos secos.
Un vino que aunque presenta un guiño oxidativo en boca, plantea una buena estructura y una notable integración de todos los elementos revisables durante una cata.
Lo califico en esta añada 2010 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario