jueves, 14 de enero de 2016

Bodega Val de Souto Orixes Blanco 2014.




Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega orensana por su ya habitual y regular colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envío desinteresado de muestras de sus referencias en sucesivas ediciones de añada.
El vino blanco Orixes de Val de Souto, como ellos mismos se definen colleiteiros, parte de la base de una conjunción varietal de las castas treixadura, loureira y godello, aportando con respecto al vino blanco de Ribeiro, base de la colección que ofrece la bodega en el mercado, el uso de barricas de madera de castaño en su maduración de seis meses, junto con una proporción de depósitos de acero inoxidable. Esa peculariedad concede al Orixes un punto más untuoso, en donde la influencia de las lías se nota, sobre todo cuando la cata llega a su fase gustativa.
Color amarillo pajizo brillante con reflejos dorados, tal vez un poco evolucionado pero bello en cuanto a estética. De hecho, el resto de fases de cata no dan ventura alguna en ese sentido por lo que el exceso de color no me ha preocupado en absoluto. Nariz que deja señas de manzana golden, melocotón de viña, ciruelas claudia maduras, flores blancas y amarillas, guiño balsámico y un gesto láctico menor. Tiene una suave brisa de hinojo, aunque siempre a partir de unos minutos de aireación en copa, tras el servicio inicial. Boca gustosa y equilibrada, se desliza con suavidad y sí demuestra esa bendita sensación de ser un vino madurado con lías, tiene alcance y buena persistencia, con la retronasal que auspicia parecidos descriptores a los desplegados en su paso por nariz.
Lo califico en esta añada 2014 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario