lunes, 25 de enero de 2016

Bodega F.Schatz Acinipo 2006.




Mi agradecimiento al vitivinicultor alemán afincado en España, Friedrich Schatz, por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando la entrega en mano por parte de Angel Amurrio, de algunas muestras de sus referencias.
Confió Schatz en una de las varietales de su pais para comenzar a elaborar en la malagueña sierra rondeña y de ahí surge este monovarietal de lemberger, también conocida como blau fränkisch, una uva que en el sur de Alemania forma vinos bajos de graduación alcohólica y que este hacedor de vinos quiso adaptar al terruño mediante una práctica de cultivo ecológico, en donde la biodinámica también tiene su espacio. Dicen quienes conocen la zona de Acinipo, topónimo que da nombre a esta etiqueta y que hace referencia a un yacimiento arqueológico localizado a unos veinte kilómetros de distancia de la ciudad de Ronda, en donde los suelos de composición caliza de origen terciario aportan condiciones de muy buena fertilidad, que conforman un auténtico jardín de las delicias, un punto agrícola que no pasa desapercibido a los ojos más atentos.
Maduración sur lie de doce meses en barricas de madera nueva de roble esloveno, sumando previamente cuatro meses más en depósitos de acero inoxidable.
En copa parada exhibe un cromatismo apicotado de buena intensidad y reflejos grana e incipientes rubídeos, deslizando en nariz matices de fruta roja en sazón, acompañados de recuerdos silvestres, hierbas aromáticas, notas balsámicas ligeras que conducen con paso firme hacia un punto de fragancia final que expresa evocaciones de perfume que personalmente he identificado como hojas de tabaco y oliva negra.
La boca es equilibrada, sustanciosa, tal vez un rasgo oxidativo poco marcado aparece dejando su sello, aunque no me ha resultado molesto. Acidez en clave de media intensidad, con fluidez en el avance y unos taninos maduros y golosos. Esa sutileza que acompaña los descriptores frutales y que menciona los tonos silvestres da equilibrio al vino, apuntando en la retronasal similares recuerdos a los aparecidos en la vía olfativa y potenciando un final en donde la sapidez y un punto mineral muy leve redondean la personalidad expresiva del vino.
Lo califico en esta añada 2006 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario