jueves, 31 de diciembre de 2015

Viña Costeira Ribeiro 2013.


Los Valles del Avia y Miño dentro de la botella.
Vino catado y degustado durante una reciente cena de amigos, celebrada en la localidad fronteriza de Irún. Elaborado con una fusión varietal de treixadura, albariño, torrontés, godello, loureira y un menor aporte de otras uvas, pasa por un fermentado en depósitos de acero inoxidable, bajo control de temperatura, con tratamiento por separado de cada una de ellas y posterior ensamblaje.
Frutas que se vendimian en parcelas con viñas asentadas en suelos de composición granítica, asoma en copa parada un color amarillo pajizo con algunas señas doradas, buena presencia y brillo, matizando en nariz recuerdos de fruta cítrica, piña y manzana, con algunos matices de segunda instancia que evocan flores blancas y suaves balsámicos.
Boca que tiende un puente de suavidad, cama de ciertos descriptores de membrillo y ciruelas claudia, percibidos en la fase retronasal, la vía cítrica demostrada en nariz se pierde aquí un poco, y tal vez no demuestre toda la capacidad de alcance deseable. Media persistencia, con la retronasal encaramada en manzana golden, las dos descripciones ya mencionadas y una seña final que habla de balsámicos y herbáceos y que traza una fina linea de sugerente amargor, aunque ya digo que no demasiado largo.
Vino de añada correcta, tal vez ya en fase de cierto declive al ser catado, que calificaré entre aprobado y recomendable. Tal vez sea una referencia para catar durante más menos diez ó doce meses tras su embotellado y no más tarde.
Aún y con todo, a mi juicio le falta llegada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario