martes, 1 de diciembre de 2015

Vignobles Jean Kressmann Le Rosé by Latour-Martillac 2014.





Siempre es un placer encontrarse con un vino rosé de Burdeos, y siempre lo es porque son en su mayor parte unos grandes afectados por la excelsa fama de los grandes vinos tintos de château, que acreditan a esa celabrada zona vitivinícola, nublando la existencia de la apelación Bordeaux Rosé, que siempre a mi juicio tiene mucho que aportar.
Dicen los puristas que los vinos rosados e incluso los claretes tienen menos entidad que sus hermanos mayores, blancos y tintos, y sin embargo es tarea de enorme complejidad encontrar vinos de este nombrado perfil que proyecten su complejidad y largura hasta el final mismo de su cata.
Estoy cansado de evocaciones chuches, de planteamientos en la copa en donde las levaduras y aparatosos inventos en forma de depósitos marcianos de acero inoxidable se confabulan contra la sobriedad, lanzando artificiosas descripciones y capítulos más salidos de una tienda de golosinas de barrio ó de un puesto de feria en el que elaboran algodón de azúcar, que del espíritu vitivinícola propiamente dicho.
La Rosé by Latour-Martillac en su edición de añada 2014 se elabora en modo monovarietal con uvas de la casta cabernet sauvignon, con fermentado en depósitos de acero inoxidable y un cromatismo que en copa parada exhibe tonos rosa grosella y madroño, con reflejos cobrizos, amplificando en nariz sensaciones de cerezas y fresas de mata, algún guiño de sandía y granada, marcando en segunda instancia sensaciones de pétalos florales rojos, un punto cítrico muy comedido que alza las notas de la fragancia y que se funde con un final de perfume de balsámica condición.
La boca arranca con una notable punta de frescura, es goloso en el avance, alcanza el paladar con la brisa que despliega la acidez, manteniendo la viveza hasta el final de la cata.
Prolongado, con buen alcance, la retronasal revive los descriptores frutales expresados en nariz y apunta un buen tono cítrico, con sentido balsámico en el final y una buena sapidez.
Lo califico en esta añada 2014 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Encantador y suavemente femenino. Un rosé en excelente añada, y en un grato momento de forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario