martes, 29 de diciembre de 2015

Tobelos Bodegas y Viñedos Crianza 2012.





De mis paseos navideños por Irún y en concreto de mi visita al establecimiento Ensanche, localizado en la plaza del mismo nombre, recojo este Tobelos, un monovarietal de la casta tempranillo, que responde a los cánones de un vino tinto crianza, ya que acredita un proceso de maduración de trece meses en barricas de madera de roble francés y americano.
Para acompañar el vino, nada como un pincho trazado con primor, en donde se juntan los boquerones y una vinagreta en donde el tomate dirige la operación de montaje, pequeños trozos que junto a otros de piparra, ensalzan el conjunto. Una de esas matahambres muy en clave costera que hizo de perfecta escolta para la degustación del vino, tras su pertinente cata.
Para alguien que llega a la mencionada ciudad del Bidasoa desde la Rioja Alta, la bodega de Briñas no es una desconocida, de hecho y en el pasado ya figuran varias crónicas de cata de sus referencias en mi blog. En copa parada presenta un color apicotado de buena intensidad, profundidad y brillo, estética consistente, con reflejos púrpura, deslizando en su aproximación olfativa recuerdos plenos de fruta roja madura, algunos especiados dulces, lácticos y balsámicos enlazandos, derivando en un punto final de fragancia que recuerda a cacao, influencia certera de la madera continente.
La boca es muy intensa desde la entrada, magnífica balanza entre fruta y madera, sabroso, hace salivar, con una secuencia de ducha de fruta cuando el vino alcanza el paladar. Envolvencia, orgullosa la tempranillo, con una franca seña de persistencia, que llega después de unos taninos golosos y pulidos. La retronasal envía recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, fina vainilla y guiño láctico, cremoso, con un punto balsámico que lleva hasta una brisa de cacao y que finaliza en una sugestiva sapidez.
Un vino que califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario