jueves, 31 de diciembre de 2015

Talai Berri Txakolina Txakolin Beltza 2014.




Mi gratitud hacia los propietarios de esta bodega zarauztarra, ubicada en las laderas del Talai Mendi y defensora de doce hectáreas de viñedo en propiedad, que son guiadas en su ciclo biológico mediante el sistema de producción integrada, con profundo respeto al entorno y al medio ambiente.
Los responsables de la bodega Talai Berri me han enviado de modo desinteresado varias muestras de sus referencias principales y he comenzado catando este txakolin beltza, un vino tinto que nace desde la variedad hondarribi beltz y que convierte a este dominio en pionero en cuanto a elaboración de vinos tintos supone, dentro de la denominación de origen Getariako Txakolina.
A veces las famas son injustificadas y aquella legendaria repulsa del consumidor hacia los txakolís tintos va perdiendo fuerza, sin duda gracias al mimo que elaboradores como los de esta referencia, ponen en su trabajo. El resultado se nota. A ciegas me parece estar delante de una buena maceración carbónica de la denominación de origen Rioja, equilibrio y amabilidad en el paso, con un cromatismo en copa que pincela tonos apicotados intensos con reflejos violáceos, comienza en nariz con una profusa estampa que evoca fruta negra, más marcada, y roja, ambas en sazón, con algunas señas confitadas ligeras, por momentos surgen notas que prenden el recuerdo de una buena mermelada de arándanos de las de bonne mamam, pero también hay fresas de mata, frambuesas y grosellas, afinando en segunda instancia algunos puntos balsámicos menos rotundos.
El violáceo cromatismo afianza la fragancia, se afirma en boca como un vino crepitante, dotado de viveza y largura, muy amable y fácil de beber, con un pronto que sin embargo se resume en el paladar, sin estridencias. Buena ducha de fruta y es que en Talai Berri esta referencia no es obligada, y en función de los condicionantes de cada cosecha, se decide si hay luz verde para su elaboración y posterior comercialización.
Golosos los taninos, controlados, buena persistencia y en la retronasal similares descriptores a los afirmados en la vía olfativa. Más fruta negra que roja.
Lo califico en esta edición 2014 entre recomendable y muy recomendable.
Uno de esos vinos que se despliegan sin endomingadas pretensiones y que terminan demostrando autenticidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario