miércoles, 9 de diciembre de 2015

Domaine Joseph Mellot Le Connétable 2010.




Mi agradecimiento a Catherine Corbeau Mellot por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediante el envío de varias muestras de sus referencias principales.
Tras catar y escribir recientemente de su La Chatellenie en edición de añada 2014, vino blanco seco monovarietal de la casta sauvignon blanc, hoy le toca al turno a este Le Connétable, vino tinto monovarietal de pinot noir que he podido catar durante una reunión de amigos, en casa de Basilio Izquierdo.
Vino de parcela, elaborado con frutos vendimiados en un terreno de dos hectáreas, con pendientes y suelo de sílex, acreditando una antiguedad del viñedo de entre veinticinco y treinta años.
Proceso de vinificación tradicional, maduración de diez meses en barricas de roble francés, de las cuales una proporción de un tercio, es madera nueva.
En copa parada demuestra un cromatismo apicotado suave y ligero, con reflejos rubídeos, aparece en primera escena un tanto cerrado, siendo la influencia de la madera quien protagoniza el perfume, y sólo después de un conveniente agitado de la copa, la fruta comienza a expresar, progresivo pero con cierta timidez. Le cuesta abrir la puerta de la fruta roja e incluso deja escapar algunas evocaciones de fruta negra, aunque en menor medida. Tiene golpes especiados y algunas señas tostadas que terminan escoltando a la fruta y aunque he buscado su aireación en copa, no la he terminado de conseguir, después de casi diez ó doce minutos de movimientos de muñeca.
La boca empieza suave, fluída, y la acidez deja un guiño medio, exhibe un punto de rusticidad no muy habitual en los vinos de esta casta, que por desgracia le aleja de las pinot noir borgoñonas.
No me ha resultado un vino amable precisamente. Al primario desequilibrio en nariz, le suceden algunas aristas en boca. Taninos golosos y pulidos, con una persistencia de media intensidad y en la fase retronasal recuerdos de cerezas, arándanos y frambuesas, con algunas huellas de ebanistería y tostados, bien complementados con recuerdos de flores rojas y un final entre especiado dulce y láctico que prolonga en alguna medida su descripción.
Lo califico en esta añada 2010 entre aprobado y recomendable.
Precisa de muchas dosis de paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario