martes, 8 de diciembre de 2015

Bodegas Martínez Lacuesta Crianza 2011.



De mis andanzas por La Herradura de Haro traigo al blog mi cata de esta referencia de una de las bodegas con más trayectoria de cuantas alumbran la leyenda y el presente de esta localidad riojalteña, hoy en día patroneada por las nuevas generaciones de una familia involucrada con su nombre en el correcto devenir de la denominación de origen Rioja. Vino tinto crianza de Martínez Lacuesta, en edición de añada 2011, elaborado con una conjunción varietal de las castas tempranillo, mayoritaria, con aportes menores y complementarios de mazuelo y graciano, acreditando dieciocho meses de maduración en barricas de madera de roble americano.
Copa parada que promulga un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura e insinuaciones grana, deslizando en su cercanía aromática recuerdos de fruta roja en sazón, dando paso a una segunda instancia presidida por evocaciones de fragancia especiadas, tostadas y balsámicas.
No presume de sensaciones lácticas en el conjunto del perfume, y sin embargo durante su paso en boca si deja una estela de buena untuosidad, sin llegar a ser graso, sí es un vino que aporta en la llegada al paladar cierto concepto expresivo de cremosidad.
Arranque intenso en boca, la fruta marca el avance, con la traza de acidez bien planteada, equilibrado, con una seña franca de persistencia y volumen. Taninos golosos y pulidos, envía recuerdos retronasales de ciruelas rojas, algunos guiños de pétalos florales rojos, bandera balsámica y algún efectivo punto tostado que acredita la presencia del roble americano.
Ideal para acompañar una buena comida, cubre bien boca y paladar, y finaliza con un notable despliegue de sapidez.
Lo califico en esta añada 2011 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario