viernes, 4 de diciembre de 2015

Bodegas David Moreno Don Bildur 2009.




Tuve la suerte de conocer a David Moreno hace ya unos cuantos años atrás, cuando durante una visita a su bodega en compañía de uno de mis cuñados y en busca de unas cuantas botellas de clarete de Badarán, fuimos atendidos por él, con el habitual gracejo que presenta este simpático personaje de la denominación de origen Rioja. Recuerdo que estaba por allí un getxotarra cuyo apellido no recuerdo y que afianzado en lo que nos pareció una buena andadura en este mundo de las catas de vino, dedicaba su jornada matinal a saborear los vinos de David.
Ha llovido mucho desde entonces y tras ya varios años dedicado a esto de la cata y redacción, me produce una especial alegría recibir de modo desinteresado varias referencias de esta bodega sopera, pues es este el gentilicio de la localidad donde se enclava el dominio, perteneciente a la comarca de Nájera. Agradezco al propio David Moreno y a Sara Arambarri, gestora de ventas y de turismo enológico de la bodega, su aportación a este blog divulgador de la cultura del vino.
La referencia que me ocupa en el día de hoy es este llamado vino de autor, Don Bildur, que en su edición de añada 2009 está elaborado con una conjunción varietal de las castas tempranillo, base mayoritaria, y garnacha, esta en un diez por ciento, frutos vendimiados en viñedos que acreditan una antiguedad de más de sesenta años y que se localizan en el Alto Najerilla.
Con la llegada de la fruta a bodega se procede mediante un largo proceso de macerado, con una sola prensada en cubillo y maduración posterior al fermentado que se prolonga durante catorce meses en barricas de madera nueva de roble francés.
Copa parada que afirma un cromatismo apicotado de buena intensidad y brillo, con reflejos púrpura y grana, deslizando en su proximidad aromática recuerdos de fruta roja en sazón, segunda escena con protagonismo para especiados dulces, tostados, balsámicos y una firme evocación de granos de café. En cualquier caso y al margen de una sensación láctica no muy marcada, por detrás del resto, es la fruta quien en todo momento domina la fragancia, cercana a la redondez.
Es un vino que arranca en boca con profunda golosura, bien armado en su traza de acidez, esta anima la salivación, incita a una segunda copa, con buen equilibrio y lo que me parece un sincero homenaje a la tempranillo de Rioja. Taninos golosos y pulidos, hay gestos de ducha de fruta, ofrece una determinada y buena seña de persistencia.
Retronasal que habla de ciruelas y cerezas, alguna vainilla fina, ebanistería, regaliz, guiño de cremosidad y torrefactos muy sugerentes. Alcanza el final con personalidad, descubre sapidez y buen potencial.
Lo califico en esta añada 2009 como muy recomendable.
Por cierto, el nombre de bautismo del vino hace mención a una de las creaciones del riojano poeta Gonzalo de Berceo, que en sus Milagros de Nuestra Señora, versaba sobre Non irie tan apriesa iendo en romeria : Don Bildur lo levaba, par la cabeza mía, elevando David Moreno y su equipo creativo estos poemas legendarios a la condición de Don Bildur guarda la viña, tal y como reza la contraetiqueta.
El vasquismo del término Bildur, en euskera significa miedo, beldur; quiso personalizar para Gonzalo de Berceo al diablo. Tal vez el cuervo negro que preside la etiqueta de este gran vino de David Moreno no represente a ningún ángel caído, sino más bien, y huyendo de las leyendas populares, a esas honestas aves que revolotean por el viñedo y logran mantenerlo vivo y en condiciones, para suerte de todos nosotros.
Ni atisbo de temor. Delante de una copa de Don Bildur, hasta el propio diablo terminaría aplaudiendo.
Quien esto escribe, desde luego, sí lo hizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario