sábado, 28 de noviembre de 2015

Hacienda Villarta Besanas Reserva 2009.




Cuarta de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega al objeto de mi cata y análisis personal, hecho que como ya hice en las entradas anteriores dedicadas al resto de sus vinos, aprovecho para agradecer de modo muy sincero.
El Besanas reserva en edición de añada 2009 que Hacienda Villarta defiende en el mercado es un vino tinto elaborado con una conjunción varietal de las castas tempranillo, syrah y cabernet sauvignon, acreditando una maduración de veinticuatro meses en barricas de madera de roble francés y americano, pincelando en copa parada un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, deja en la proximidad aromática recuerdos de fruta roja en sazón, con una fina cortina de fragancia tostada y especiada que en todo caso escolta y no nubla la esencia descriptora procedente de la uva utilizada a buen fin para dar vida al vino.
Hay fondo balsámico, en menor medida láctico y un punto que afianza un buen equilibrio en el perfume que surge desde el interior de la copa.
Boca golosa, que abre con evocaciones de cerezas y ciruelas, y que envía una buena traza de acidez, con el paladar afectado por las notas de frescura, hay ducha de fruta y buena persistencia, tras exhibir unos taninos golosos y pulidos.
Tiene alcance y pegada, con una buena intensidad y con la retronasal enmarcada por memorias de cerezas, ciruelas rojas, especiados dulces, nota de tostados procedente de la madera, esta siempre por detrás del protagonismo que defiende la fruta, y en el epílogo buena sapidez, cierta salinidad y un fondo balsámico que postula evocaciones de regaliz.
Lo califico en esta añada 2009 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario