domingo, 22 de noviembre de 2015

Bodegas y Viñedos Varal Ecos de Varal Añada 2013.






Tercera de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega de la zona alavesa de la denominación de origen Rioja, en esta ocasión una referencia que responde a los métodos de cultivo ecológico del viñedo, del que surgen los frutos previstos para la elaboración del vino. Tempranillo al noventa por ciento, con la cantidad restante dedicada a la viura, en esa tradicional forma de elaboración tan riojana.
Tras una vendimia manual, con la fruta ya en bodega, se procede con un proceso de fermentación alcohólica auxiliada por levaduras autóctonas, que se prolonga durante diez días, seguida por una maloláctica también en depósitos de acero inoxidable.
Si algo aporta este Ecos de Varal es fruta y frescura, gracias a esas uvas que cosechadas en parcelas enclavadas en los términos municipales de Baños de Ebro, Laguardia y Elciego, y al aporte de la viura que ensalza la traza de acidez, emblemática y muy equilibrada, dentro del sabroso punto de prolongación que concede a la cata del vino en boca.
Color apicotado de buena intensidad, con reflejos violáceos e insinuaciones púrpura, afinando en su proximidad olfativa algunos recuerdos de fruta roja y negra en sazón, segunda instancia con descriptores silvestres y balsámicos, anunciando en el final un guiño en donde la fruta roja, a mi juicio más presente, se abraza con memorias mentoladas y de regaliz.
Boca sabrosa, motiva la salivación, expresa una sugerente punta refrescante, siempre con la fruta dominante y longitudinal, jugoso y pleno de viveza. Arma unos taninos golosos y ligeramente marcados, con una emotiva nota de astringencia, que se integra en el conjunto.
Franca seña de persistencia, lanza en la retronasal evocaciones de fresas y cerezas, ciruelas rojas, alguna mora y grosella, estas en menor medida. Hay flores blancas y rojas, pétalos bañados por el rocío matinal, finalizando con sapidez, tonos balsámicos y un nudo final que se libra, aportando muy sabrosos tonos procedentes de esa fruta que le da vida.
Un vino, que en esta añada 2013, califico como muy recomendable.
Uno de los vinos elaborado con uvas procedentes de cultivo ecológico que más me han gustado de cuantos he catado y degustado en los últimos años.
Amable y sincero.
Voz y eco de la verdad de nuestra tierra... .

No hay comentarios:

Publicar un comentario