viernes, 27 de noviembre de 2015

Bodegas Dionisos Princesa del Tempranillo Rosado 2014.




Segunda de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega acogida al perfil de cultivo ecológico, y que se engloba dentro de la denominación Vino de la Tierra de Castilla. Publiqué el veintiseis de febrero de 2015 mis impresiones personales de cata del Flor de Rocío Syrah en edición de añada 2014, vino que califiqué como versión nudista de esta casta varietal.
Monovarietal de tempranillo, elaborado con fruta vendimiada en la parcela Tinto Solo, que forma parte de la finca El Conuco, siempre bajo la influencia de las constelaciones Géminis, Libra y Acuario, con la seña Aire dominante.
Para la formación del vino, se procede con un macerado de entre cuatro y cinco horas, con extracción del mosto yema que se fermenta con sus propias levaduras en días de Luna menguante y siempre a baja temperatura. Embotellado final tras un ligero filtrado.
En copa parada esgrime una cromática rosada con matices grosella y cobrizos, por momentos parece representar escenas de brandy, estética brillante y bien matizada. Tonos oscuros que se apoderan de la copa, deslizando en nariz recuerdos de frutas rojas maduras, pétalos de flores, punto ligeramente silvestre, con un fondo que expresa balsámicos y que finaliza cerca de la redondez aromática, muy en clave frutal.
Boca golosa, con la traza de acidez bien presente, en el avance muestra buenos matices de equilibrio y sustancia, tiene cierto peso alcohólico y sus trece grados se notan, aunque finalizan bien integrados en el conjunto. No es un rosado de los de gominolas, tiene seriedad, aunque en mi opinión se compenetra perfectamente con la varietal que le da vida y deja buenas señas de franqueza varietal.
No es tan nudista como su hermano, el vino de syrah de esta misma bodega, menos brusco y con un progreso por boca y nariz más amable.
Digo que tiene mucha personalidad, que afronta todas las fases de su cata con credenciales llenas de determinación, viveza y orgullo biodinámico, para un rosado sincero, elegante y con algunas evocaciones personales que me recuerdan al vino rosado, ni más ni menos, de López de Heredia.
Prolongado, con una retronasal que habla de fresas de mata, granada, fruto de madroño, grosellas, matizando en segunda instancia recuerdos de pétalos de flores rojas, algún arbusto silvestre y tonos finales que evocan balsámicos refrescantes.
Lo califico en esta añada 2014 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario