martes, 6 de octubre de 2015

Gómez Cruzado Gran Reserva 2007.


Este gran reserva de Gómez Cruzado en su edición de añada 2007 es uno de esos vinos que en plena cata de grandes viejas añadas de Rioja tuvo la mala suerte de romper el enfoque temporal de la misma, sirviendo de puente entre algunas grandes etiquetas con fechas anteriores a 1.990 y otros vinos de cosechas más recientes.
Las viejas añadas de la masterclass de Tim Atkin en el evento La Cata del Barrio de la Estación le precedían y en ese sentido creo que tal vez no se le hizo demasiada justicia, al menos en el turno en el que yo estuve presente. Es labor profesional de nosotros los catadores tener ese indicio de perspectiva encaminada a saber situar cada vino en el lugar que le corresponde, sobre todo si los vinos que se catan responden a añadas tan diversas como las planteadas ese día. Esa perspectiva motivó que uno de mis primeros comentarios al finalizar la cata, se dirigiera en este sentido, y tengo entendido que en el segundo turno, el gran reserva 2007 de Gómez Cruzado cambió de emplazamiento.
Por lo demás ochenta por ciento de uva tempranillo, con la proporción restante destinada a la garnacha, acreditando los plazos preceptivos de la clasificación habitual en la denominación de origen en cuanto a los grandes reservas, esto es : veinticuatro meses de maduración en barricas de madera de roble francés y americano y un afinado adicional en botella de treinta y seis meses.
Em copa parada muestra una cromática rojo picota, con reflejos púrpura y grana, deslizando en nariz recuerdos plenos de fruta roja en sazón, algunas señas de pétalos florales rojos, un tono jabonoso en el centro del perfume, que pronto abre paso a regaliz y una nota especiada dulce y otra tostada, esta de menor entidad.
La boca se muestra esbelta en el arranque, deja señas de media golosidad, con un avance en el que la acidez hace su trabajo, con aporte de cierta frescura, equilibrado en la balanza entre fruta y madera, con los taninos golosos y pulidos, evidencias de una buena prolongación y un empaque que por momentos hace pensar más en reserva que en gran reserva, creo que es un vino que aún precisa más tiempo de guarda responsable en botella.
Media alta persistencia, con un punto de golosidad procedente a buen seguro del aporte de garnacha, que logra dar entidad y personalidad al vino.
En la retronasal aparecen recuerdos de ciruelas rojas y cerezas, vainilla y rosas rojas, enviando a continuación retornos balsámicos y tostados, insinuación torrefacta.
En el presente lo califico entre recomendable y muy recomendable.
Avanzará hacia mayores cotas de gloria. Paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario