jueves, 15 de octubre de 2015

CVNE Imperial Reserva 2010.


Una de las referencias de CVNE ya clásicas en este blog junto a su hermana mayor, el Gran Reserva. La edición de añada 2010 del vino tinto reserva de esta legendaria bodega del Barrio de la Estación de Haro estuvo presente entre la magna colección de vinos de Rioja con los que la organización del evento quiso premiarnos en esa tan mencionada primera jornada con el masterwine británico Tim Atkin como conductor y maestro de ceremonias de la cata principal.
Conjunción varietal de uvas, con la tempranillo como base mayoritaria, aportando menores proporciones de graciano y mazuelo, procedentes de una vendimia manual. Ya en bodega se procede con un proceso de fermentación alcohólica, permaneciendo el vino en las tinas durante algunas jornadas más buscando una buena maceración. Posterior maloláctica en barrica y maduración en idéntico continente de madera de roble francés y americano durante un tiempo de veinticuatro meses, afinando en botella por un periodo adicional de treinta y seis meses antes de su salida al mercado.
En copa parada manifiesta tonos cromáticos picota con reflejos púrpura, buen brillo. Nariz que se me antoja con mayor tendencia a la fruta negra en sazón, eso sí dejando una guía para la roja, enseñando en segunda instancia algunos retornos aromáticos balsámicos, hierbas silvestres y un punto láctico no muy pronunciado. Especiados y tostados se unen a la fruta aunque desde lejos, insinuando la condición riojana del vino, con un punto avanzado de madurez aunque siempre desde mi criterio personal de que aún le queda un tiempo de botella por delante para terminar su formación. Es uno de esos vinos que dejan clara su calidad y aún así y ya en boca marca una ligera astringencia, nada preocupante, pero sí manifestante de esa prudente lozanía que tendrá que superar desde la intimidad de la botella.
Jugosa entrada, equilibrada y sabrosa acidez, frescura en el avance, con los taninos golosos y algo marcados, toque fundente, me gusta esa astringencia que percute con suavidad en las encías y que deja buena evidencia de franqueza. Buena persistencia, con la retronasal que me devuelve una buena seña de frutos negros y menos rojos, en sazón, especiados y lácticos, balsámicos, y un tostado que se conjuga con ciertas evocaciones silvestres, descubro tomillo y hojas de té.
Lo califico en esta añada 2010 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario