viernes, 2 de octubre de 2015

Cava Extra Brut Heretat Mas Tinell Cristina Gran Reserva 2006.







Una entrega más de mi reciente visita a la Escuela de Hostelería de la Universidad del Pais Vasco, con sede en la localidad vizcaína de Leioa, reflejando las características de un cava con algunas connotaciones monárquicas, ya que el apelativo que preside su etiqueta con el nombre femenino de Cristina, hace referencia a hermana del actual Rey de España. En efecto, el cava brut de Mas Tinell presidió el banquete de boda de Cristina de Borbón con Iñaki Urdangarin, allá por el año 1997.
Con posterioridad y para blindar la histórica ocasión, esta bodega del Penedés catalán, decidió conceder el nombre de la contrayente a esta otra referencia, extra brut gran reserva, que en su edición de añada 2006 ocupa hoy el protagonismo de mi blog.
Conjunción varietal de las castas parellada, xarel.lo, chardonnay y macabeo, previa selección del fruto de las mejores cosechas, con una maduración mínima de cinco años en botella, afinado por el tiempo.
En copa parada muestra un color amarillo pálido con algunos reflejos acerados e insinuaciones doradas brillantes, burbuja fina y rosario regular en despliegue.
Desliza en nariz recuerdos de fruta cítrica, frutos secos, con flores blancas en segunda instancia, dejando a continuación sensaciones plenas de levaduras, matices silvestres muy finos, con un componente descriptor cremoso, alguna intensidad ahumada y un epílogo marcado en cuanto a cierta evocación salina.
Es un cava que a medida que se airea amplifica su condición de complejidad, girando en la vía olfativa y concediendo un punto esmerado y expresivo que apunta mucha fruta y una segunda zona de escena que acredita motivos florales, cremosos, ahumados y de panadería.
La boca es muy amable, estilosa, con una avance que profundiza en matices untuosos, cremosos, pero siempre dentro de un cauce de buena frescura, con la fruta reivindicando su potencial.
Buena integración de la burbuja que aunque presente en copa por momentos parece desaparecer en el avance por boca. Media alta seña en cuanto a envolvencia y prolongación, dejando en la retronasal memorias de limón, ciruelas claudia en sazón, manzana y pera, con pétalos florales blancos, un ligero punto silvestre que deja paso a levadura, cremosidad, ahumados y salinidad, cerrando esta la cata.
Lo califico en esta añada 2006 como muy recomendable.
Para acompañar el cava, el equipo de cocina de la Escuela de Hostelería de Leioa, capitaneada por el inquieto chef Gonzalo Ibáñez, nos complació con una buena colección de pinchos, entre los que destacaron esos bollitos de pan rellenos de chocolate, unas cremosas y fundentes croquetas variadas junto a  una suerte de tosta en donde el bacalao compite con aderezos ácidos, golosos y  en cualquier caso bien elegidos para la ocasión.
Ya les digo, un momento más de placer culinario, compartido y aplaudido por los presentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario