viernes, 30 de octubre de 2015

Bodegas y Viñedos Fuente Vieja Reja de Plata VS Crianza 2011.





Como anticipo a la sexta edición de las Jornadas de la Seta y el Champiñón de Autol que comienzan hoy viernes treinta de Octubre de 2015, tuve ayer la fortuna de poder armonizar este vino tinto de Rioja, conjunción varietal de tempranillo y graciano, un crianza de la cosecha 2011; con el pincho que el Bar Restaurante Verona ha elaborado con el objetivo de congratular a sus clientes.
Un sesenta cuarenta en cuanto a proporción varietal, acreditando catorce meses de maduración en barricas de madera nueva de roble, utilizando esta bodega de Rioja Baja, francés y americano.
Es un vino potente, con intensidad en las formas y en el fondo, apuntando una cromática que en copa parada describe tonos apicotados oscuros con reflejos púrpura, destacando en nariz sensaciones aromáticas que recuerdan fruta roja y negra en sazón, con tonos de segunda instancia que expresan tostados y algunas trazas silvestres y balsámicas. No es demasiado pronunciado en cuanto al perfume, arrancando en boca con marcada personalidad golosa, deslizando a continuación una comedida racha de acidez, frescura e intensidad en el avance, con alguna seña cálida y un afluente alcohólico que por algunos momentos pesa un poco en el conjunto.
Taninos marcados, fundentes, esbozando una seña de franca persistencia, abrazando el paladar y describiendo en la retronasal memoria de cereza y arándanos, una memoria especiada dulce y tostada, y finalizando con balsámicos, olivas negras y sapidez.
Lo califico en esta añada 2011 como recomendable.
Me quito el sombrero, el pincho del Bar Restaurante Verona de Autol es un sombrero de champiñón asado con relleno tradicional, mousse de shiitake y boniato, con toque de pasas maceradas al ron, elaboración sin lactosa ni gluten, con la esponjosidad y sabrosa humedad micológica presidiendo el bocado, brava enseña picante procedente de la guindilla, cremosa textura del boniato y la seta lentinula edodes, hongo del árbol shii, apareciendo con brevedad el punto goloso de las pasas.
Recomendé con humildad menor percusión picante, equilibrio no fácil de lograr, para intentar relanzar ese contrate goloso y lograr una más ajustada balanza de sensaciones.
Me consta que esa tarea es compleja y que lograr un punto casi perfecto del picante no es un fácil objetivo.
En cualquier caso, un pincho bien elaborado, sabroso y untuoso, dotado de buena textura y equilibrio.
Quienes a partir de hoy visiten Autol y todos sus vecinos podrán saborear en este establecimiento, colaborador con las jornadas micológicas, este sugerente bocado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario